‘Dark’: Viajes en el tiempo y dilemas éticos

0
474

Desde su estreno el pasado diciembre, la primera temporada de la ficción creada por Baran bo Odar y Jantje Friese ha escalado a los puestos dorados del servicio de streaming. Aunque la plataforma no ha compartido sus datos de audiencia, sí ha afirmado que es una de las series de habla no inglesa más vistas, destacando en países como España, Francia, Italia y Estados Unidos. Tal ha sido su éxito que ya ha sido renovada para una segunda temporada.

Una vez más, Netflix repite fórmula y apuesta por la cultura europea, confiando en esta ocasión en el sector audiovisual alemán tras los éxitos de otras producciones como ‘The Crown’ (Inglaterra), ‘Las Chicas del Cable’ (España) o ‘Suburra’ (Italia).

Debido a las similitudes que muchos espectadores han encontrado entre ‘Dark’ y la famosa ‘Stranger Things’, se ha especulado sobre si primera no es sino una especie de reformulación de la propuesta de los hermanos Duffer con un estilo más oscuro e inquietante. Precisamente, la comparación entre ambas puede haber sido uno de los motivos que han llevado a muchos usuarios a darle un voto de confianza, como admite el propio Jantje Friese: “Es realmente emocionante porque si todas esas personas que vieron Stranger Things al menos piensan en darle un vistazo a Dark, creo que sería una gran oportunidad para nosotros en cuanto a audiencia. Así que por favor, ¡sigan comparándolas!”.

Stranger Things ha servido sin duda a ‘Dark’ de trampolín al éxito, pero pese a las aparentes coincidencias iniciales (dos pequeñas poblaciones, desapariciones y referencias a los 80’s) no tienen nada que ver. No, Dark no es la nueva Stranger Things. Sus creadores citan como referente a David Lynch y en ella hay también ecos a ‘Twin Peaks’, entre otras.

La nueva propuesta va más allá, abordando una temática clásica de la ciencia ficción adaptada al gran público: los viajes en el tiempo.

En el municipio de Winden, las cosas no son lo que parecen. Las desapariciones repentinas de varios niños siembran el miedo en la población. El misterio que se esconde tras ellas conecta a cuatro familias: los Nielsen, los Kahnwald, los Doppler y los Tiedemann. Lo que en realidad sucede es que, oculto en el denso bosque que rodea el municipio, se encuentra un sistema de cuevas en el interior del cual existe un agujero que comunica con tres portales temporales en 1953, 1986 y 2019. De este modo, quien atraviese los portales puede viajar en el tiempo e ingresar en cualquiera de estos tres años. “La pregunta no es dónde, sino cuándo”.

La serie se basa en la concepción filosófica del “Eterno retorno” de Nietschze, que concibe el tiempo de forma circular, no lineal. Por tanto, los acontecimientos se repiten sin posibilidad de variación una y otra vez, y de este modo, la totalidad de los hechos que ocurren están predestinados y son inalterables. De hecho, el primer capítulo comienza con la cita de Einstein “La distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una ilusión obstinadamente persistente”.

A partir de esta teoría, ‘Dark’ nos adentra en el terreno de la reflexión filosófica y cosmológica al introducirnos en un universo que no se rige por las mismas leyes que el nuestro. ¿Qué harías si tu padre fuera la misma persona que el hermano pequeño de tu mejor amigo? ¿Habrías cambiado el pasado aunque tus acciones ya hubieran tenido consecuencias en tu presente? Haciendo gala de una atmósfera perturbadora y siniestra nos arroja a un mundo cíclico, que parece repetirse una y otra vez, invitándonos a seguir y a comprender las relaciones entre el presente y el pasado de la mano de los protagonistas.

Esta innovadora propuesta para un tema tan manido como los viajes en el tiempo atrapa a la audiencia y la hipnotiza con los continuos giros temporales y las enrevesadas conexiones entre el Winden del presente y del pasado. La complicada red que conecta a los miembros de las cuatro familias principales obliga al espectador a mantenerse atento en todo momento, casi sin pestañear, siendo aun así inevitable que se nos escapen algunos detalles y conexiones.

Por más que el exceso de personajes (se nos muestran varias versiones de los protagonistas en 1958, 1986 y 2019) y el enredo de los lazos familiares pueda llegar a abrumar, no empaña el brillo que desprenden las interpretaciones, es más, contribuye a reforzar la atmósfera misteriosa que desprende la historia de principio a fin.

A la innovación y el componente adictivo se añade el factor nostálgico. El mundo de los 80’s ha llegado de nuevo a nuestras vidas para quedarse, lo vintage está de moda. El argumento de ‘Dark’ vuelve a transportarnos al pasado y a empaparnos de la añoranza que caracteriza a los nuevos fenómenos en el panorama seriéfilo.

Pese a que previsiblemente habrá que esperar hasta 2019 para que la segunda entrega vea la luz, los usuarios de la plataforma ya esperan  la continuación de la historia de los Nielsen, los Kahnwald, los Doppler y los Tiedemann. ¿Se resolverán los misterios que nos dejaron en vilo en la primera temporada? El reciente descubrimiento del servicio de streaming nos deja expectantes aguardando el estreno de los nuevos capítulos.