Che sarà sarà (Lo que ha de ser, será): Elecciones Italia 2018

0
557

Ha llegado el día en el que la población italiana podrá depositar un voto a favor del partido de su elección y, por el momento, la coalición centroderechista formada por Forza Italia, la Liga Norte y los Hermanos de Italia muestran unión y firmeza, dando una potente posibilidad a la derecha de conseguir el poder. Por otro lado, según sondeos transmitidos a través de El País, hasta un 25% del total que forman los 51 millones de electores no estaba seguro de su voto hasta el último día del pasado mes de febrero. También hay que tener en cuenta los escrutinios revelados el día dieciséis, en los que se revelaron que el partido M5E sería el más votado en solitario.

Elecciones Italia 2018 / Gráfica de barras: Kiko Llaneras, El País

En estas elecciones, el movimiento de odio contra inmigrantes y refugiados se está haciendo notar y no sólo proviene de grupos neofascistas, sino de los simpatizantes de Berlusconi, de la derecha más conservadora. La inquina segregacionista se ha trasladado a las calles italianas, se han dado múltiples casos de violencia racista como el del excandidato de La Liga que disparó contra seis inmigrantes desde su Alfa Romeo un mes antes de llevar a las urnas la decisión de elegir un nuevo gobierno para el país. La llegada de inmigrantes ha aumentado un 38% en comparación con 2017, lo cual está alterando (y mucho) a los radicales que no aceptan gente extranjera sin recursos dentro de sus fronteras.

En cuanto a la figura de un antiguo primer ministro rodeado de escándalos  y la imputación en el caso Ruby, el cual lo sentenció a siete años de cárcel e inhabilitación y que afectó a su reputación de la forma más absoluta posible, parece ser que a día de hoy son condenas más que olvidadas. Il Cavaliere, apodo por el que se conoce a Berlusconi y el cual conlleva una serie de responsabilidades tanto éticas como sociales para la mejora de vida y de trabajo de los italianos (irónico, ¿verdad?) ha vuelto a la política (a pesar de que no pueda volver a solicitar el cargo que tuvo hace unos años) con un vigor sorprendente para sus ochenta y un años. Entre algunas de las declaraciones realizadas ante la prensa, asegura que debe ganar la derecha para evitar males mayores en Italia.

Berlusconi / Foto: AP

La cantidad de partidos populistas parece no dejar de crecer y muchos de ellos comparten características como el euroescepticismo o la antes mencionada paladina discriminación contra inmigrantes (una de las promesas de Berlusconi consiste en repatriar 600.000 personas). En definitiva Italia se ha decidido a crear un gobierno favorable para las mayorías, para las coaliciones presentadas y constituidas por popurris políticos, ya que en este ejercicio del sufragio se aplicará además una nueva ley que reclama un tercio de los escaños recopilado por sistema directo y el resto ya seleccionado por la conclusión proporcional divida entre partidos y coaliciones afines entre sí.

Otro candidato más es el Partido Democrático, cuyo líder, Matteo Renzi, fue secretario general del partido y renunció en 2017 de su puesto por la cantidad de desacuerdos que se formaban en el interior de su propio grupo y que terminó en una separación interna del mismo. Renzi advierte del extremismo gubernamental que se podría formar en el país en el caso de que saliera victorioso un partido incauto (refiriéndose a la coalición de centroderecha).

Autodefinida como una libre asociación de ciudadanos, el Movimiento 5 Estrellas, afirma estar cerca del éxito. Entre los representantes de este partido se encuentran su presidente, Beppe Grillo, conocido cómico que condena abiertamente la corrupción y se manifiesta abiertamente a favor de la democracia directa y Luigi Di Maio, un joven de 31 años que personifica la cabeza política del movimiento y que ejerce el puesto de vicepresidente dentro de la Cámara de Diputados desde 2013, siendo así la persona más joven de la historia de la República en apoderarse de tal puesto de importancia. La política conocida como ‘anticasta’ es uno de los temas que más podrían destacarse de Di Maio, al igual que su ferviente lucha contra las élites y la evasión fiscal.

Beppe Grillo y Di Maio / Foto: La Presse

El cierre oficial de la campaña termina hoy, y todos sabemos que la prudencia es la madre de la seguridad, pero no siempre es así a la hora de demostrar en las urnas la verdadera opinión sobre la situación nacional, llevando de este modo a una interminable vorágine de descontento, corrupción y mala gestión gubernamental. Un cuento sin fin que no sorprende a nadie.