Síguenos en nuestras redes sociales!

Discipuli.es

¿Cuerpo de mujer o moneda de cambio?

Feminismo & Igualdad

¿Cuerpo de mujer o moneda de cambio?

¿Cuerpo de mujer o moneda de cambio?

La realidad de la guerra en Siria demuestra la gran vulnerabilidad de las mujeres en situaciones bélicas.

[4 minutos de lectura estimado]

Ya lo dice la frase hecha: un clavo saca otro clavo. Lo que estamos viviendo estos últimos años es más bien un “un caso de abusos sexuales escandaloso y que salpica a un nombre conocido saca otros muchos casos más”. Y gran parte de ellos eran hechos de los que ya se tenía conciencia.

El último en añadirse a la lista de estos casos ha sido la denuncia formulada por la BBC que ha llegado a salpicar a la misma ONU. Tal como explicó a la cadena británica Danielle Spencer, una asesora humanitaria que trabajaba para una ONG en la zona, ya en 2015 escuchó a mujeres locales hablar sobre ciertos abusos que estaban sucediendo. La realidad es que un número considerable de mujeres en Siria estaban siendo forzadas a mantener relaciones sexuales a cambio de ayuda humanitaria retenida por hombres que trabajaban en nombre de ONGs internacionales o incluso de la propia ONU.

Por añadir más, tal como explica Danielle Spencer en el artículo publicado por la BBC este 27 de Febrero, diversos sectores encargados de la ayuda humanitaria han sido conocedores de esta situación durante años pero han preferido mantener silencio respecto al tema para asegurar que esta ayuda llegase al sur de Siria, una zona de difícil acceso para organizaciones de ayuda.

“La ONU y el sistema tal y como están ahora han optado por que los cuerpos de las mujeres sean sacrificados” afirma Spencer respecto a la poca actuación presenciada. Como además ha transmitido Europa Press las mujeres en esas zonas que no contasen con la protección de una figura masculina, ya fuese familiar o marital, eran consideradas extremadamente vulnerables a este tipo de prácticas e incluso se llegó a estigmatizar a aquellas que decidían ir en busca de la ayuda humanitaria que deberían recibir de por sí.

¿Por qué si el estudio realizado por el Fondo de la ONU para la Población, realizado en 2017, ya tuvo constancia de estos abusos no ha sido hasta ahora, 2018, cuando el informe ‘Voces de Siria 2018’ y las declaraciones de Danielle Spencer han difundido por fin esta información?

Que organizaciones de ayuda humanitaria del calibre de la ONU sepan de casos como este desde 2015 pero sea ahora cuando esta información vea la luz no hacen nada más que confirmar la idea de que se ha utilizado el cuerpo de la mujer como ‘víctima de sacrificio’ para conseguir el fin último. ¿Es necesario?

Según la ONU y demás ONGs que trabajan en el terreno se tomaron medidas pero, yendo un poco más allá, ¿cómo es posible que se llegase a esta situación?

No solo se consintió y se pasó por alto unas situaciones en las que la dignidad y la libertad de estas mujeres se vio sesgada sino que además se hizo bajo el amparo de organizaciones supuestamente destinadas a socorrerlas, confirmando así la existencia de una estructura que sustentaba la constante de abusos.

Algo en lo que todos deberíamos coincidir es en que actuar desde la posición de superioridad que implica ser el portador de ayuda a zonas vulnerables es una actitud deplorable. Pero, utilicemos la proximidad de la fecha con el día Internacional de la mujer para ahondar un poco más. Esas mujeres de las que se ha abusado son aquellas, entre otras, por las que este 8 de marzo se debería marchar. Se debería porque son mujeres sin apenas posibilidad de alzar la voz, mujeres que se nos olvidan entre los horrores de la guerra, que han visto mermados sus derechos en la guerra y, ahora descubrimos, a precio de ayuda.

Por cosas como esta el feminismo no puede conformarse con occidente, no puede quedarse en las mujeres blancas que vivimos en estados sin guerras. Parece que poco podemos hacer desde aquí por esas mujeres que tan lejos están, sin embargo no tiene por qué ser así. El mero acto de denuncia de Danielle Spencer es un inicio y así se debe continuar. Tal como han ratificado la ONU y demás ONGs: tolerancia cero hacia los abusos. Visibilización y concienciación algo en lo que el periodismo debe jugar un gran papel.

Dejemos de esperar que un clavo saque otro clavo, desmontemos la estructura de una y para siempre.

Mujeres y niños sirios desplazados / EFE

Continuar Leyendo
mm

Estudiante de Periodismo y Ciencias Políticas, feminista y curiosa. "Assumiràs la veu d'un poble i serà la veu del teu poble, i seràs, per a sempre, poble"

Comentarios

Más sobre Feminismo & Igualdad

Lo más leído

Facebook

Arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies