Israel abre fuego contra manifestantes desarmados

0
339

La gran manifestación conocida como la Marcha del Retorno es descrita por los palestinos como una movilización para atraer la atención hacia “la lucha de los cientos de miles de ellos que han sido expulsados de sus hogares”. Desde el otro lado de la frontera, para el gobierno israelí es, desde su punto de vista, una “provocación peligrosa” que “pone en riesgo sus vidas”.

Sin embargo, y sin tener que llegar uno a posicionarse entre un bando u otro, han aparecido imágenes que han sido difundidas por las cadenas de televisión de todo el mundo, en las que se puede comprobar como varios manifestantes estaban siendo atacados por soldados israelíes encontrándose lejos de la zona fronteriza, apreciándose claramente su intención de herir o matar a varios de los manifestantes.

El resultado: 17 palestinos muertos y más de 1.000 heridos según informa el ministerio de Sanidad de Hamás.

En algunos vídeos que se dieron a conocer entre el viernes y el sábado, aparece un joven de 18 años que corría hacia la zona donde se encontraban los manifestantes, que muere tras recibir un tiro por la espalda por parte del ejército israelí.

Días antes, el jefe del ejército israelí anunciaba el envío de un centenar de francotiradores para frenar las protestas, advirtiendo que el ejército se estaba preparando para actuar ante cualquier escenario que pudiera darse. “No permitiremos una infiltración masiva en Israel y que dañen la valla”. Soldados israelíes con órdenes de proteger una supuesta frontera, que no lo es en realidad, ya que no impide que militares israelíes la crucen de forma frecuente para realizar sus operaciones.

Francotiradores del ejército de Israel durante la Marcha del Retorno / Foto: AFP

En este otro vídeo, un hombre va caminando hacia la barrera y recibe un disparo. En el vídeo se puede apreciar que aun le quedaba una distancia considerable para llegar a la zona designada como ‘frontera’. Sin embargo, las tropas israelíes no dudaron en dispararle a pesar de que no parecía que estuviese poniendo en peligro a ningún soldado israelí.

El ejército intentó desmontar los ataques que estaba recibiendo de la comunidad internacional, argumentando que la protesta no era pacífica, ya que se estaban quemando neumáticos, lanzando piedras y que hubo una infiltración por la de miembros de las milicias de Hamás.

A pesar de que el uso letal de la fuerza contra manifestantes desarmados es una clara violación del Derecho Internacional, ya que no se les puede considerar combatientes, el conflicto sigue e Israel es apoyada por los Estados Unidos de Trump, quien bloqueó en el Consejo de Seguridad de la ONU una posible investigación sobre la ola de violencia israelí contra los palestinos.