Luis Crespo Martínez: “Hay tantos caminos para llegar al cambio como personas hay en este mundo”

0
1389

Luis Crespo Martínez, escritor valenciano nacido en Quart de Poblet, es además ingeniero electrónico y coach personal. El pasado día 11 de abril, presentó su primer libro en su localidad natal rodeado de familiares, amigos y lectores que no quisieron perder la oportunidad de arroparle en un día tan especial. “Cambiar para disfrutar”, título de su primera publicación, es un libro escrito desde el corazón que pretende despertar al cambio a los lectores.

A sus 52 años Luis Crespo Martínez, dice haber encontrado su propósito en la vida “comunicar para aportar a los demás”, le aporta una pasión extra que no le da su trabajo de siempre. Se define como una persona con mucha energía por todo el cambio que ha desarrollado, y añade, “me apetece aportar mi experiencia a los demás, sobre todo, para aliviar el sufrimiento”.

Foto: Luis Crespo Capuz

Además de su profesión como ingeniero se inició en la metodología de coaching, que le ha llevado a iniciarse en un viaje de crecimiento personal. El escritor valenciano reconoce que siempre ha tenido una cierta habilidad para escuchar.

“Yo creo que he sido coach toda la vida y me he dado cuenta ahora”, asegura que siempre le han gustado los libros de autoayuda, pero empezó a darse cuenta de lo que suponía esta metodología cuando apareció en su vida la figura de su maestro, una figura que define como “una persona que ya se ha iniciado en el cambio, con un proceso consolidado de autoconocimiento y reeducación, con un nivel de consciencia importante. Alguien que ya ha andado mucho por una senda similar a la que tú inicias ahora con tu despertar al cambio, dispuesta a compartir y a aportar a los demás”.

«El Maestro aparece cuando el discípulo está preparado»

La figura del maestro, apunta Luis Crespo Martínez, aparece cuando consigues conectar con esa persona, se convierte en tu maestro y comienza a ser una fuente inagotable de sabiduría y experiencia. A partir de ahí camináis juntos para cambiar progresivamente tu visión del mundo y así percibir una luz cálida y brillante que te servirá de guía en tu proceso de transformación. En su caso, afirma que le contagió esa pasión por el coaching y le inspiró para aportar a los demás, “Él ha sido una figura clave en todo mi cambio”.

El cambio del que tanto habla Luis en su libro, dice ser un cambio a todos los niveles, pero sobre todo a nivel emocional, “empieza en tus pensamientos que generan emociones y cuando abandonas la dinámica de pensamientos negativos de irritabilidad y de reactividad, la vida empieza a cambiar de color”.  “Es a nivel emocional, pero al final se transforma en un cambio también físico”, añade,  “empiezas a escuchar a tu cuerpo y empiezas a cuidar la dieta y te aporta mucha energía”. “Es un cambio en todos los aspectos”, asegura el escritor, “pero a parte de mi cambio personal es el cambio de mi alrededor eso es lo que realmente valoro mucho”. ”Estoy seguro de que el Maestro aparece cuando el discípulo está preparado» apunta Luis.

Foto: Luis Crespo Capuz

La motivación principal para ese cambio que ha desarrollado Luis Crespo Martínez, ha sido la familia, su valor principal, “es ahí donde he cimentado mi proceso de cambio”. “Como cuento en el principio del libro me di cuenta de que las alas de mi mujer y mis hijos estaban atadas a la espalda, les impendían volar libres, y parte de esa atadura era yo”. El escritor valenciano añade, “darte cuenta de eso con un camino paralelo al de mi hijo que es otro de mis maestros, me ha llevado hasta este punto y plasmarlo en un libro”

“Es genial, sentirse bien y encima hacer a los demás sentirse un poco mejor”

Este cambio físico y emocional ha supuesto grandes mejoras para él y su familia, asegura que a nivel de familia le ha supuesto mucho más amor, menos discusiones. “No entras en la dinámica reactiva de hijos adolescentes broca segura”, explica Luis, eres más consciente y eso aporta un montón”. En el trabajo asegura estar mejor “y la gente te lo dice”. “Es genial, sentirse bien y encima hacer a los demás sentirse un poco mejor”

“Siempre me ha gustado escribir, pero se quedaba en un cajón”

El proceso que ha seguido este escritor para desarrollar su libro fue intermitente, algo con lo que más de uno se puede sentir identificado. Luis Crespo Martínez cuenta que empezó escribiendo pequeñas cositas, “siempre me ha gustado escribir, pero se quedaba en un cajón”. Empezó borroneando a partir de todas las reflexiones que hacía y compartía con su maestro y recuerda como un martes por la tarde llegó a casa del trabajo y quería escribir; “ahí escribí  el primer capítulo, lo leí, me quedé sorprendido conmigo mismo, me ilusioné y a partir de ahí poco a poco con los ratos que tenía he ido dando forma a este libro”, afirma el escritor.

Tras todo el esfuerzo, el escritor, que por fin ve cumplido su sueño, afirma entusiasta que la publicación de su primer libro ha supuesto subirse a un barco en el que “estaba deseando navegar, por un mar de sueños y de palabras” y dice que “es increíble sentir la brisa fresca del mar en forma de letra y de palabra”, y avanza que ya está escribiendo su segundo libro, del cual no desvela nada todavía, pues debemos disfrutar del primero.  Para Luis, publicar “Cambiar para disfrutar” es un sueño. “Cuando escribes tienes dudas, como todos, y ver la obra en papel tocarlo, que la gente te comente…os lo recomiendo a todos”.

Además del sueño de publicar su primer libro, Luis asegura que el proceso de escritura del libro le ha supuesto tener más conciencia de sí mismo. Señala que “para escribir un libro desde el corazón tienes que creer que lo que estás contando ahí es verdad, tienes que ser auténtico”.

“Vamos en un mundo loco y no nos paramos a reflexionar lo bonito que es y todo lo que tenemos alrededor”

“Un apasionante viaje de crecimiento personal”, así es como avanza Luis Crespo Martínez en la portada, el contenido de su primer libro. Un libro  cuyo propósito afirma que es, desde la humildad, despertar al cambio a los lectores, y abandonar nuestra zona de comodidad, pues asegura que normalmente vamos subidos a una locomotora que va toda máquina, desenfrenada y no somos conscientes de lo que nos estamos perdiendo de la vida. “Vamos en un mundo loco, que hacemos nosotros así, y no nos paramos a reflexionar lo bonito que es y todo lo que tenemos alrededor, que muchas veces está ahí y no le damos importancia hasta que lo perdemos”.

Es un libro, además, que no tiene una edad definida. Tal como cuenta el escritor, “lo puedes leer con 20 años y pensar yo no necesito esto o te puede hacer reflexionar, a los cuarenta llega la crisis, sobre todo en los hombres y decimos no, esto a mí no me pasa, luego a los 60 dices oye pues sí, pero es que también les está gustando a algunos con 80”.

«Universal», así define Luis Crespo Martínez su primer libro, pues sirve para cualquier persona, no está cerrado. “Al final la persona decide si le sirve o no, como explico en el libro este proceso sirve para perfilar una llave maestra que entra en cualquier cerradura para abrir la puerta al cambio, pero tienes que girarla adecuadamente. No vale que vaya yo a girar la tuya o demás”

Luis Crespo Martínez firmando libros en la presentación de «Cambiar para disfrutar»// Foto: Luis Crespo Capuz

No hay edad para aprender a ser feliz. Como apuntaba Luis, este libro no tiene edad, pues todo el mundo quiere ser feliz, quiere estar mejor, pero la realidad es que “la gran mayoría de las veces no sabemos cómo, y sobre todo no nos atrevemos a dar el primer paso”.

 

“El ridículo no existe, lo fabricamos nosotros”

Es por ello por lo que en el libro ofrece algunas herramientas para poder desarrollar el cambio, una de ellas cuenta Luis, que es un esquema visual con cuatro pilares fundamentales: el autoconocimiento y la reeducación. “Lees un libro, ves una película, vas a una charla y empiezas a aprender la reflexión propia de donde tropiezas cada vez, siempre con las mismas piedras, siempre sufriendo por lo mismo”, así explica el escritor el pilar del autoconocimiento. En su primer libro Cambiar para disfrutar , Luis reflexiona sobre la reeducación, otro de los pilares fundamentales que aparecen en su esquema. Habla de reeducarse “porque percibimos las cosas de una manera, pero, así como las percibimos nos hacen sufrir y eso es porque hemos sido educados, con la mejor voluntad, de una cierta forma” cosas como el sentido del ridículo, apunta Luis. “El ridículo no existe, lo fabricamos nosotros, es una opción personal”.

Los otros dos pilares fundamentales para el cambio, afirma Luis, son la motivación, que expande el proceso desde dentro y la relajación y la meditación que abrazan todo el proceso.

Estos son los cuatro pilares, algunas de las herramientas de las que disponemos para empezar el viaje del cambio, pero “no existe un orden por dónde empezar” asegura el autor del libro. “Cada uno tenemos nuestro camino, no existe una guía perfilada, cada persona está en un momento específico y propio. Cada persona es única e irrepetible, hay tantos caminos para llegar al cambio como personas hay en este mundo”.