Síguenos en nuestras redes sociales!

Discipuli.es

La dimisión de Cifuentes: triste, vergonzosa y alarmante

Política

La dimisión de Cifuentes: triste, vergonzosa y alarmante

La dimisión de Cifuentes: triste, vergonzosa y alarmante

[2 minutos de lectura estimado]

Cristina Cifuentes ha dimitido. Lo hace un mes después de que saliese a la luz las primeras informaciones del escándalo del máster y de semanas negándolo de todas las formas posibles.

En el camino de todo este escándalo, la Universidad Rey Juan Carlos ha salido gravemente perjudicada al hallarse pruebas de documentación falsificada por su propio personal. Esto ha conllevado al cese del director del máster y se ha puesto en el punto de mira los currículums de todos los políticos y personajes públicos, que algunos fueron modificados recientemente, eliminando o corrigiendo algunos títulos que parecían no ser ciertos.

En su intento de autoconvencimiento y de demostrar su inocencia, Cifuentes llegó a poner una querella contra la periodista que destapó el caso, Raquel Ejerique, y el director de eldiario.es, Ignacio Escolar, por atentar “contra la verdad” y su honor.

Pero no ha dimitido por el caso del máster, sino que lo ha hecho tras la publicación de un vídeo por parte de OKDiario, en el que se muestra a la hasta ahora presidenta de Madrid siendo retenida en un supermercado al haber sido descubierta robando dos cremas antiedad. Un vídeo grabado por una cámara de seguridad en el año 2011 y que sale a la luz siete años después, cuando Cifuentes se negaba a dimitir y con una gran parte de los miembros de su propio partido en su contra.

La dimisión de Cristina Cifuentes era algo que tenía que haber sucedido hace varias semanas. Todos sabían que era culpable: lo sabía su partido, lo sabía el presidente y lo sabía hasta Ciudadanos que se empeñó en sostenerla cuando el resto pedía su dimisión o presentaba una moción de censura. Pero que haya tenido que dimitir por un vídeo que revela que robó en un supermercado es triste, vergonzoso y alarmante.

Es triste porque en este país los políticos han demostrado que prefieren proteger a los corruptos para proteger sus sillones. Es vergonzoso que para provocar una dimisión se haya llegado al extremo de destruir la dignidad de una persona. Y es alarmante que haya individuos (periodistas, medios o políticos) que guarden en secreto material que puede destruir a personas para utilizarlo como chantaje o para sacarlo cuando más le convenga. Las cloacas en estado puro.

mm

Fundador de Discipuli.es y apasionado por el periodismo. Me encanta el buen cine, las series de Netflix-HBO y los viajes improvisados. Escribo sobre Política, Series, Tecnología y de vez en cuando me aventuro en otros ambientes.

Comentarios

Lo más leído

Facebook

Arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies