Síguenos en nuestras redes sociales!

Discipuli.es

¡Medusas a la vista!

Ciencia

¡Medusas a la vista!

Medusa acalefo luminiscente, perteneciente a zonas como el océano Atlántico o el mar Mediterráneo.

¡Medusas a la vista!

Una vez más llega el verano y con ello, multitud de enjambres de medusas que, intencionadamente o no, causan estragos allá donde aparecen. A continuación te informamos sobre tan impopular animal marino.

[3 minutos de lectura estimado]

Se acercan los días de sol, playa y con ello, la indeseada llegada de medusas a nuestras costas. Entre las más corrientes de nuestro litoral se encuentran la Aurelia aurita, la Cotylorhiza tuberculata o la Velella velella, todas ellas de baja peligrosidad. En cambio, cuando se acercan otra clase de grupos como la Pelagia noctiluca o la Physalia physalis (más conocida como “carabela portuguesa”), el riesgo de entrar en el agua incrementa considerablemente, puesto que una picadura de cualquiera de estas dos puede causar mucho más que dolores punzantes en las personas.

Esta especie es conocida con otros nombres: fragata portuguesa, agua mala, botella azul o falsa medusa.

La carabela portuguesa no es una medusa en sí, sino un organismo colonial perteneciente al grupo de los cnidarios. A pesar de esto, su apariencia de medusa lleva a menudo a la confusión de términos y la convierten en una de las más temidas de este grupo aún sin pertenecer a él. Sus tentáculos pueden llegar a expandirse hasta unos aterradores cincuenta centímetros y su fin consiste en atrapar las presas e introducirlas en su boca hasta la cavidad gastrovascular, iniciándose así el proceso digestivo.

Las medusas son una de las especies más temidas del mar. Es raro bañarse en aguas abiertas y no entrar en pánico cuando de pronto algo roza tu pierna. El momento en el que te das cuenta que aquel peligro en potencia no era más que una inofensiva alga se siente como un profundo alivio que solemos transmitir con un justificado y sonoro suspiro.

Viñeta: Forges

En caso de picadura, lo principal es limpiar la zona dañada con suero fisiológico, nunca agua dulce, ya que esta podría romper las células urticantes. En caso de que no se disponga de suero, lo mejor es recurrir al agua salada. Tras una espera de quince minutos, se recomienda aplicar frío con cuidado y retirar con pinzas los restos de la medusas presentes en nuestra piel (en caso de que los haya). Los antihistamínicos y los analgésicos son soluciones químicas para reducir la reacción y el dolor provocado, si el dolor es muy fuerte o la persona afectada está embarazada, habrá que tener mucho ojo cuando se proporcionen las dosis de antihistamínicos y trasladarse al centro médico más cercano. Por supuesto, no frotarse con toallas o arena, esto sólo podría empeorar la situación.

Las medusas aparecen según estaciones. En nuestro país lo más común es que comiencen a divisarse desde el incio de la primavera hasta el ocaso del verano, ocultándose lo que queda de año en forma de pólipo, en zonas donde abunde el plancton, próximas al talud continental donde se reproducen.

Curiosidad: iMedJelly es una aplicación diseñada para informar el tipo de medusas que se encuentra en cada playa. Esta app está disponible tanto en iPhone como en Android.

La próxima vez que vayas a la playa, desde Discipuli.es te recomendamos que te informes del estado de la misma a través del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y de Cruz Roja Española, para así ver la seguridad en el baño y comprobar si hay medusas o no, aunque es muy sencillo localizarlas con el simple hecho de echar un vistazo superficial al agua.

mm

Estudiante de periodismo y ciencias políticas. Inconformista y artística. Nacida bajo una estrella errante.

Comentarios

Lo más leído

Facebook

Arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies