Síguenos en nuestras redes sociales!

Discipuli.es

Una cámara para violar tu intimidad

Observatorio social

Una cámara para violar tu intimidad

Foto: Korean Exposé

Una cámara para violar tu intimidad

Cámaras en baños públicos, en probadores de tiendas y gimnasios, en la misma calle… Las mujeres en la república de Corea del Sur están siendo el objetivo de las cámaras de miles de hombres que se dedican a buscar y coleccionar imágenes pornográficas con el fin de excitarse y excitar a otros, violando todos los derechos de la persona, pero en particular el de la integridad y la intimidad.

[2 minutos de lectura estimado]

Este no es un fenómeno novedoso. De la situación de sentirse tan observada viene el hecho que decidan entrar en los lugares donde hay mayor tendencia a ser espiadas cubriendo sus rostros e incluso con máscaras para salvaguardar su identidad.

El fin de semana del 9 de junio, de hecho, se celebró una manifestación por el respeto a las mujeres, en contra de este despropósito que parece ser que se está convirtiendo en una costumbre. Más de treinta mil mujeres se unieron para denunciar estos actos ultrajantes, pidiendo condenas más severas para quienes lleven a cabo estas prácticas.

Protestas Corea del Sur / Foto: Hawon Jung

Este año, en el mismo día de la mujer (ocho de marzo), la ministra de Igualdad de Género y Familia, Chung Hyun-back, expresó en una rueda de prensa el incremento de la pena máxima por violación de 5 a 10 años, del mismo modo que aumentó el periodo de prescripción del delito de los 7 años actuales a 10 años.

Aproximadamente desde 2013 se calculan una media de seis mil denuncias y, sin embargo, las cosas parecen no haber cambiado demasiado, puesto que siguen habiendo casos diarios y víctimas que prefieren callar a hablar, muertas de vergüenza, sintiéndose culpables de haber sido grabadas.

Bien se sabe que con el inicio del movimiento #MeToo, multitud de víctimas de este tipo de aprovechamientos decidieron terminar con su silencio para acusar a sus abusadores. An Hee Jung, exgobernador de Chungcheong del Sur es un ejemplo de un alto cargo que dimitió por este tipo de escándalo.

Las técnicas de esta clase de acosadores son sencillas pero difíciles de percibir a simple vista: esconden cámaras en agujeros, en sus zapatos para fotografiar debajo de las faldas e incluso colocar los dispositivos en objetos tan insospechables como puede ser el tornillo de la cerradura de una puerta.

Twitter: Raphael Rashid

La población señala a la policía como principal culpable del no cesar de estos actos, hay que decir que de los 20.924 sospechosos investigados desde 2012, tan sólo 540 fueron arrestados, lo que viene siendo un 3,87 % del total. Continuando con las cifras, de la suma de todas estas ilegalidades, un 3,6% estaba relacionado con cámaras espía en 2006 y para 2015 esa cifra alcanzó el 24,9%, la cual no deja de crecer conforme transcurre el tiempo por lo antes explicado, por la falta de responsabilidad de las autoridades ante estos casos.

Queremos pensar que pronto dejarán de haber violaciones, intimidaciones, amenazas, pero por otra parte somos conscientes que aún queda mucha labor por hacer en esta complicadísima senda por conseguir algo tan simple y básico como ir al servicio con total tranquilidad o pasear de noche sin tener que acelerar el paso al escuchar alguien aproximándose.

mm

Estudiante de periodismo y ciencias políticas. Inconformista y artística. Nacida bajo una estrella errante.

Comentarios

Lo más leído

Facebook

Arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies