La ministra Delgado, en el punto de mira de Villarejo

0
323
Foto: ElConfidencial.com

Corren tiempos difíciles para todo aquel que mantuvo relación con el excomisario Villarejo. Las cloacas del estado estuvieron bien ocultas durante muchos años, pero ahora, con su comisario favorito entre rejas, no deja de enseñar la patita bajo la puerta para dar toques de atención a los políticos y dejar claro que todos tienen mucho que esconder.

La ministra de Justicia Dolores Delgado ha sido la última en sufrir esta vendetta por parte de Villarejo, con una serie de grabaciones que no deja en buen lugar a la encargada de la cartera de Justicia.

Durante el día de ayer, salía a la luz las palabras grabadas de la ahora ministra durante una comida informal en una actitud claramente homófoba al referirse al ministro del Interior, Grande-Marlaska, como “maricón”. También mostraba una postura misógina cuando mostró su preferencia por participar en tribunales formados por hombres en lugar de por mujeres. Declaraciones que chocan frontalmente con el discurso feminista del gobierno de Pedro Sánchez.

El Partido Popular, Ciudadanos y Podemos han pedido su dimisión. Además, la mayoría absoluta del PP en el Senado consiguió reprobar a Delgado por “mentir” y por haber intentado “abandonar” al juez instructor del caso del “procés”, Pablo Llarena.

Esta mañana nos despertamos con una nueva batería de grabaciones de Villarejo. En esta ocasión, la ministra presume durante la misma comida de las anteriores grabaciones, de haber visto durante un viaje a Cartagena de Indias en Colombia, como un grupo del Supremo y de la Fiscalía se encontraba con menores de edad. “Con unas tías de 17 años”, añadía otro de los asistentes. En cualquier caso y en lugar de denunciarlo, parece que simplemente lo guardó como cualquier otra anécdota de la profesión para jactarse junto a sus compañeros y amigos.

Estos audios demuestran que la ministra mintió cuando aseguró que no había tenido contacto alguno con el comisario. Y volvió a mentir cuando después rectificó para matizar que no había estado en ninguna cita de carácter “profesional” con Villarejo. Las grabaciones deberían probar ante la Audiencia Nacional exactamente lo contrario.

Dolores Delgado afirmó que cuenta con el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Un aval un poco inseguro, ya que también tenían su apoyo Maxim Huerta y Carmen Montón, los cuales se vieron forzados a dimitir poco después.