Alto el fuego: Yemen

0
364

Desde el Golpe de Estado de 2014, separatistas del sur y los seguidores de Abd Rabbuh Mansur al-Hadi combaten contra el grupo de hutíes, leales a Alí Abdalá Salé, expresidente yemení que más tarde sería asesinado por los mismos que le prometieron fidelidad.

La Operación Tormenta Decisiva que comienza con la coalición de los Estados árabes y está capitaneada por Arabia Saudí, pretende reponer al presidente derrocado por los hutíes, acabando por tanto con los rebeldes, haciéndoles pagar por los crímenes cometidos y obligándolos a devolver el armamento robado, así como desalojar los edificios y territorios ocupados por los mismos.

Aunque se desconoce el número de rebeldes muertos por la ofensiva, las víctimas civiles no cesan de aumentar. 540 personas murieron y 1.700 resultaron heridas entre el 19 de marzo y el 6 de abril, en su mayoría civiles. (Fuente: OMS, 2015)

Arabia Saudí señala el yihadismo como amenaza inmediata, el portavoz de su Ministerio del Interior teme por un atentado terrorista y menciona a Irán (de manera no directa) en una entrevista con El País: “No sabemos de quién se trata, pero desde finales del año pasado los análisis de nuestros equipos antiterroristas apuntan a que están al acecho y que si encuentran alguien dispuesto a apretar el gatillo o suicidarse, están ahí para facilitarle armas, explosivos o el apoyo logístico que necesite”. Ante tales titubeos, las fronteras han sido robustecidas y las fuerzas armadas, potentemente reforzadas, llegando incluso a inspeccionar dentro de los bolsos de las mujeres como práctica de seguridad.

Pequeño inciso: La venta de armas española a Arabia Saudí

Vídeo de 2017. Indignante.

“España casi duplicó la venta de armas a Arabia Saudí el año que estalló la guerra de Yemen”, titula El País ante las transacciones entre ambas naciones. El equipo armamentístico enviado por el Gobierno español a su socio financiero no diferencia entre soldados y civiles, simplemente se dedica a hacer aquello para lo que fue programado: matar.

Mapa: SIPRI, El País

Yemen, la gran olvidada…

¿Dónde está la visibilización de los más de 15.000 fallecidos? Y no sólo los muertos, sino los desplazados, refugiados en el extranjero, los millones de niños sin escolarizar…

Muchos de los ataques van expresamente dirigidos contra la población civil, nada más que ver la destrucción de hogares, hospitales y escuelas, entre otros. Las bombas de racimo que emplea Arabia Saudí contra los yemeníes son totalmente ilegales y, de hecho, así lo establece el derecho internacional. Es cierto que ambos bandos utilizan armamento del tipo mortero, es decir, de poca precisión, pero, igualmente insisto, ¿contra qué, quién o quiénes cargan estos proyectiles?

España exportó 4.346,7 millones de euros el pasado año en material de defensa y doble uso, un 7,3 por ciento más que en 2016 y la cifra más elevada de los últimos años (Fuente: Europa Press) / Arsenal armamentístico houthi detona tras ser alcanzado por diversos ataques aéreos en Sanaa, Yemen (31-01-2018) / Foto: Khalled Abdullah, Reuters

Las disputas en este país no es una cuestión novedosa, ya desde finales de los setenta hay problemas relacionados con el predominio de una de las diferentes vertientes islamistas, ya sea la sunita o chiita la que alcance la supremacía, ¿qué conseguirán realmente? ¿Levantar un Estado dominado por las Leyes de la Sharia? A pesar de que esta pueda interpretarse, que no sea un código dogmático, ¿qué ocurriría en un país de régimen teocrático bajo este tipo de condiciones? El hadd, lo que vienen a ser los considerados como crímenes según este tipo de normativa, representa un repertorio de castigos contra la integridad de la persona, azotándola, mutilándola, lapidándola…

Arabia Saudí utiliza esta ley en su día a día y, por ello, las mujeres tienen un sinfín de limitaciones, desde probarse la ropa mientras está comprando hasta entrar en un cementerio, actividad únicamente permitida a los varones. / Foto: Reuters

Yemen está al borde del abismo y su realidad apenas queda plasmada en los medios. Conocemos la situación de Siria, los horrores causados por el Estado Islámico… pero, ¿dónde situaría gran parte de la población a Yemen en un mapa? ¡No sabrían por dónde empezar! Algo muy parecido ocurre con el caso de los rohinyás, perseguidos por la religión a la que rinden culto, vilipendiados, masacrados, odiados e ignorados incluso por los países vecinos de Birmania, quienes apenas les envían ayuda, condenándolos a forzar hasta los límite sus propias fuerzas, hasta exhalar el último aliento. Las armas las carga el diablo, son el sustento de las guerras, el problema de nuestro mundo y por eso gritamos: ¡ALTO EL FUEGO!

Como último día de esta campaña, aquí dejamos una lista de campañas impulsadas por Amnistía Internacional, así como colaboraciones con Médicos Sin Fronteras y donaciones para Cruz Roja.