Síguenos en nuestras redes sociales!

Discipuli.es

Adiós, Susana; hola, Vox

Francisco Serrano (VOX): "Hemos llegado para quedarnos" / RTVE.es

Política

Adiós, Susana; hola, Vox

La derecha desaloja al PSOE de Andalucía tras 36 años de gobiernos socialistas. La formación de Santiago Abascal irrumpe con fuerza en el parlamento andaluz con 12 escaños y casi 400.000 votos

[4 minutos de lectura estimado]

Terremoto político en Andalucía. La izquierda pierde la mayoría, la derecha puede gobernar y Vox irrumpe con fuerza en el parlamento andaluz en unas elecciones marcadas por la baja participación. Son las tres grandes conclusiones de las elecciones andaluzas celebradas este domingo. El PSOE de Susana Díaz obtiene 33 escaños, 26 el PP, 21 Ciudadanos, 17 Adelante Andalucía (Podemos e IU) y 12 Vox.

Todas las miradas estaban puestas en el territorio andaluz. Dichos comicios suponían el primer termómetro tras los últimos cambios en las diferentes formaciones políticas. Las encuestas apuntaban que Susana Díaz -junto con Podemos- mantendría el control de la Junta de Andalucía y que Ciudadanos podría arrebatar el liderazgo de la derecha al PP. Tampoco preveían la posible irrupción de Vox en el parlamento andaluz. Pues bien, una vez más, se equivocaron. Únicamente la encuesta de GAD3 para el diario ABC publicada la misma tarde del domingo anunció la posibilidad del cambio.

Los resultados electorales permiten dos grandes opciones: un tripartito de las fuerzas de la derecha o un frente constitucionalista para evitar la extrema derecha. La primera parece ser, a esta hora, la más factible. El candidato del PP a la presidencia de la Junta, Juan Manuel Moreno -que ha cosechado el segundo peor resultado de su historia en porcentaje de votos y caen en cuatro años de 33 a 26 escaños-, tras anunciar su intención de presentarse a la investidura, mostraba su disposición a hablar con “todas las fuerzas políticas”. El candidato de Ciudadanos, por su parte, mantiene la misma estrategia que los populares. Juan Marín, que pasa de 9 a 21 parlamentarios, también ha anunciado que se presentará al debate de investidura. Un tripartito formado por el PP, Ciudadanos y Vox sería viable y sumaría 59 escaños, por encima la mayoría absoluta (55 escaños).

Susana Díaz, la gran derrotada


Mientras tanto, Susana Díaz ha abierto la puerta a la negociación con las fuerzas constitucionalistas “para evitar que la extrema derecha pueda gobernar”. La hasta ahora presidenta de la Junta de Andalucía, que ha perdido más de 400.000 votos, no ocultaba su preocupación pese a que el PSOE continúa siendo la fuerza más votada. No obstante, la suma de los escaños de los partidos de izquierda (PSOE y Adelante Andalucía) resulta insuficiente para obtener la gobernabilidad. El desenlace a esta convocatoria anticipada de elecciones, propiciada por la ruptura del pacto de gobierno entre el PSOE y Ciudadanos, ha puesto el punto y final a 36 años de gobiernos socialistas. Otro de los factores a tener en cuenta es la elevada abstención, que pasa del 37,70% de 2015 a un 41,35% en 2018, de forma que sube casi cuatro puntos.

Susana Díaz se queda casi sin posibilidad de repetir gobierno. Sus 33 escaños, unidos a los 17 de Adelante Andalucía (la alianza de Podemos e IU) o a los 21 de Ciudadanos, quedan lejos de la mayoría absoluta (55) / RTVE.es

Vox, la gran sorpresa


Pero la gran sorpresa de la noche y el partido revelación en estas elecciones ha sido Vox, con el juez Francisco Serrano de candidato. «Adiós, Susanita, adiós», cantaban ayer los seguidores de la formación que lidera Santiago Abascal. Vox ha obtenido el respaldo de algo más del 10,97% de los andaluces, lo que supone 395.978 votos. La formación radical -que ha desplegado durante la campaña un potente discurso sobre la unidad de España y contra los separatismos, contra la «invasión» de la inmigración ilegal o por la recuperación del Peñón de Gibraltar- obtuvo en 2015 un exiguo 0,46% de los votos. Como explica el diario El Mundo, el votante andaluz desencantado parece haber encontrado en Vox el desahogo que andaba buscando en los tiempos convulsos azotados por la crisis económica, las tensiones nacionalistas y la presión migratoria. El mitin de Vistalegre le demostró que ya no estaba solo y el CIS pudo accionar el efecto vagón que describen los sociólogos hasta disparar sus opciones.

La formación de Santiago Abascal se ha convertido ya en una pieza clave e indispensable que puede dar la llave de la gobernabilidad al espectro ideológico de la derecha en Andalucía. El gran reto de Vox pasa ahora por tratar de extender su presencia al resto de comunidades y a nivel nacional. Se abre un periodo de negociaciones y de muchas preguntas, una de ellas si PP y Ciudadanos estarán dispuestos a pactar con la extrema derecha. El tiempo lo dirá.

Vox obtuvo en 2015 18.422 votos; en 2018 ha conseguido 395.978 apoyos

Continuar Leyendo
mm

Jefe de Redacción de Discipuli.es. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad CEU-Cardenal Herrera. Aprendiendo en las ondas de RadioCEU y en las páginas de El Rotativo. Me apasiona comunicar. Mi correo: nacho.fuertes@discipuli.es. Mi twitter: @nachofuertesgc

Comentarios

Más sobre Política

Lo más leído

Facebook

Arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies