Intervencionismo en Sudamérica: de Brasil a Venezuela

La crisis venezolana es un asunto de la más urgente actualidad. Maduro contra Guaidó, el mundo contra Maduro... pero, ¿qué ocurre mientras en uno de sus países vecinos?

0
229

Síntesis de la actualidad en Venezuela

El pasado lunes, cuatro de febrero, la Unión Europea reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Lo que comenzó como un “golpe de Estado” al mandato “madurista”, se ha convertido, para muchos, en una promesa de esperanza para una nación identificada por sus veinte años de régimen bolivariano.

Foto: Juan Guaidó y Nicolás Maduro / EFE

Por otra parte, Venezuela queda respaldada por poderosas naciones como China o Rusia, de hecho, Moscú culpó a Estados Unidos de pretender un golpe de Estado en Venezuela, según palabras de Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin.

Echando la vista hacia atrás: Hugo Chávez

Foto: REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

Acumulando el 56,20% de votos en las elecciones diciembre de 1998, Hugo Chávez es proclamado presidente de su país, dando comienzo a la Quinta República Venezolana y a la materialización de una nueva constitución. Los cambios en sus gestiones gubernamentales quedaron marcadas en la historia por la reducción de las tasas de analfabetismo y pobreza, así como por su mano dura contra la libertad de expresión y todo tipo de disidencias.

Brasil

Desde discursos machistas hasta tratamientos de lo más xenófobos, Jair Bolsonaro queda reflejado como la derecha más recalcitrante del sur de su continente.

Bajo la promesa de protección de democracia y de liberar al país de amarras ideológicas, el líder brasileño ya ha arremetido contra grupos de izquierdas, acusando a la educación estatal de “basura marxista” y despidiendo a funcionarios con tendencias tanto socialistas, como comunistas.

“El ciudadano de bien podrá tener paz en su casa”, testimonio de Bolsonaro, enero 2019 / Foto: PL

La posesión de armas es una cuestión fundamental en muchas partes del mundo (segunda enmienda estadounidense) y, aquí, en Brasil, es un tema que vuelve a ser candente, sustituyendo la ley vigente de 2004 en la que se tenía que demostrar a la Policía Federal la “necesidad efectiva” de poseer un arma, por unas medidas en las que cada ciudadano podrá hacerse hasta con cuatro armas.

La “caza de brujas” no da un respiro a la tranquilidad ciudadana. Esto también puede verse en gobiernos como el de Trump, en Estados Unidos o la Liga Norte, en Italia. Bolsonaro ya ha marcado sus pautas y celebrado varias reuniones con diferentes líderes mundiales, como su encuentro con Viktor Orban, primer ministro húngaro o con Mike Pompeo, vicepresidente estadounidense, quien afirmó haber encontrado la armonía entre ambos Estados.

John Bolton y su labor en la Administración Trump

Involucrado en distintos de los centros de investigación e institutos de política de talante conservadora, John Bolton accede al cargo de Consejero de Seguridad Nacional en abril del pasado 2018. Además de este, ocupa distintos puestos de importancia, como Subsecretario de Estado para Control de Armas o Embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

En estos últimos días, en los que su nombre aparece en los titulares internacionales, Bolton se alza como estratega de su nación en una tensión más allá de sus fronteras. Entre sus afirmaciones ideológicas, aparece un claro apoyo a Guaidó, librando de posibles penas a los militares que retiren su simpatía política hacia Maduro y se pongan del lado de su opositor:

Cabe añadir un último detalle, que de ninguna manera se puede dejar escapar, y es el acontecimiento que, el 28 de enero, en un posible descuido o en una premeditada acción, decidió llevar a cabo, revelando el envío de cinco mil tropas a Colombia, reflejado de forma descuidada en la libreta que portaba relajadamente sobre su pecho.

Conclusión: Intervencionismo en Sudamérica

Los Estados que han reconocido a Guaidó como presidente se definen como democráticos, así como presumen de poderío político y económico, haciendo oídos sordos al convulsionismo social que atraviesa el nuevo milenio y que afecta al globo en su conjunto.

Maduro ha recibido amenazas de ser enviado a Guantánamo, mientras su más fuerte rival es protegido y respaldado, así como considerado como una solución inmediata a la crisis bolivariana, pero ¿qué hay detrás de un hombre que se autoproclama presidente esquivando las vías democráticas?

Bajo una mirada objetiva, Venezuela ha realizado un exagerado número de encuentros en las urnas en estos últimos años (más de veinticinco, entre presidenciales, parlamentarias, regionales…), lo cual, bajo una inestabilidad social, la acusa de malas gestiones gubernamentales, pero, en cambio, demuestran quién es la persona elegida para cubrir el cargo de presidente.

Elecciones Venezuela, mayo 2018 / Foto: AFP

Estados Unidos o la Unión Europea no intervinieron de forma directa contra Ortega, tampoco contra los extremismos y asesinatos que sacuden Brasil a diario, con más de 63.880 muertos en 2017. Todos estos hechos, resultan, en definitiva, sospechosos e interesantes de contrastar dada la situación que atraviesan los diferentes países sudamericanos desde hace varias décadas.

De todos es sabido que la CIA ha puesto y depuesto presidentes en Latinoamérica a su voluntad, pero es la primera vez en la que se da un caso tan abierto, en el que el presidente de la nación más poderosa del mundo demuestra públicamente una intervención destitutiva, sin tapujo alguno, en un país donde, cómo no, tienen petróleo. Que Dios guarde al pueblo venezolano.