El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, se plantea avanzar al 14 de abril la convocatoria de las elecciones generales, segundos ha podido saber EFE. De esta forma, el Gobierno se enfrenta al colapso de una legislatura -auspiciada por el veto a los presupuestos- que Sánchez pretendía alargar hasta 2020.

La oposición, por su parte, ha interpretado la maniobra del Ejecutivo central como una forma de presionar a las formaciones independentistas de Cataluña en la víspera de la votación de los presupuestos generales del Estado, cuya negociación se encuentra todavía más encallada tras la decisión del PDeCAT y ERC de presentar enmiendas a la totalidad a las cuentas públicas.

Hace unos días salía a la luz la sorprendente decisión del Gobierno de incluir una figura externa, el “relator”, en las negociaciones con Cataluña. Días después, tras las críticas de la oposición y de algunos ‘barones’ del PSOE, el Ejecutivo daba marcha atrás. Sin embargo, este fin de semana el Gobierno daba por rotas las negociaciones con la Generalitat de Cataluña porque éstos habían pedido un referéndum de autodeterminación que “no es aceptable”.

La vicepresidenta del ejecutivo central, Carmen Calvo, ha asegurado que las formaciones independentistas han rechazado una propuesta que prevé diseñar antes de acabar febrero una mesa de partidos con dos representantes por cada formación, con capacidad de decisión en los ámbitos estatal y catalán.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que no aceptará el derecho de autodeterminación de Cataluña. “La autodeterminación que reclama el independentismo catalán no cabe en la Constitución y no lo aceptaron nunca”, ha afirmado Sánchez.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, afirmó este viernes que esta situación “encalla porque la propuesta [de los presupuestos] no es aceptada” / La Moncloa (Flickr)
El calendario corre en contra del Gobierno de Sánchez. El Congreso debate este martes y miércoles el proyecto de presupuestos generales. Unas cuentas a las que se añaden las enmiendas a la totalidad presentadas por el Partido Popular, Ciudadanos, Coalición Canaria y Foro Asturias, además de las del PDeCAT y Esquerra Republicana. No obstante, hasta el día de la votación, el miércoles, hay tiempo para negociaciones de última hora. Sin embargo, todo indica que la cámara baja tumbará el proyecto de los PGE.

 

En un mensaje en Twitter, Pedro Sánchez ha avanzado que el independentismo “votará en contra de unos presupuestos sociales buenos para Cataluña”, del mismo modo que “las derechas” lo harán contra unas cuentas públicas “buenas para España”. “No debe de ser que viven mejor en la confrontación que en las soluciones?”, se ha lamentado Sánchez. Un mensaje que deja entrever la complicada situación que vive el Ejecutivo.

A todo ello se suma el comienzo este martes en el Tribunal Supremo del juicio por el ‘procés‘. En él, se sientan en el banquillo doce líderes independentistas catalanes, nueve de ellos acusados de rebelión, por organizar y promover el referéndum del 1 de octubre de 2017 y proclamaron de manera unilateral la independencia de Cataluña (DUI).

La manifestación por la unidad de España ha conseguido reunir en una misma foto a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal

El contexto político se ha agravado, además, por la celebración el pasado domingo de la manifestación convocada por la derecha -a la que se sumó Vox- por la unidad de España y contra el gobierno de Sánchez. Una manifestación a la que acudieron 45.000 personas, según datos de la Delegación del Gobierno, una cifra por debajo de las expectativas. Sin embargo, según los organizadores asistieron 200.000 personas. La concentración, que se celebró bajo el lema ‘Por una España unida, elecciones ya’, ha conseguido reunir en una misma foto al líder del PP, Pablo Casado, al de Ciudadanos, Albert Rivera y al de Vox, Santiago Abascal.

Los periodistas Albert Castillón, Carlos Cuesta, María Claver fueron los encargados de leer un manifiesto contra Pedro Sánchez en Colón / EFE (Fernando Villar)