La NASA confirma la muerte del rover Opportunity

En junio de 2018 una tormenta de polvo dejó inutilizable el vehículo Opportunity sobre la superficie de Marte. Desde entonces, la NASA ha intentado sin éxito contactar con el rover, hasta esta pasada semana, cuando ha decidido dar por completada su misión, una de las más exitosas en el planeta rojo.

0
227
Ilustración del rover Opportunity en Marte /NASA

Tras casi 15 años explorando la superficie marciana, el rover Opportunity de la NASA ha finalizado oficialmente su misión, dejando un legado de descubrimientos y experiencia que ayudarán a los proyectos que están en marcha para regresar al planeta rojo.

Ilustración del rover Opportunity en Marte /NASA

El rover dejó de comunicarse con la Tierra durante la enorme tormenta de polvo que asoló Marte en junio de 2018. Desde ese momento los responsables de la misión han tratado de restablecer el contacto enviando más de mil comandos desde el laboratorio desde el cual se controlaba la misión. El último intento de revivir el vehículo fue este martes 12 de Febrero, pero no sirvió de nada. La última comunicación se había recibido el pasado 10 de junio, cuando el rover todavía tenía sus paneles solares operativos.

Opportunity llegó a la región marciana Meridiani Planum el 24 de enero de 2004, siete meses después de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral en Florida. Tuvo un vehículo gemelo, el Spirit, que aterrizó 20 días antes en el cráter Gusev al otro lado de Marte y recorrió casi 8 km antes de dejar de funcionar en mayo de 2011.


Spirit, el vehiculo gemelo de Opportunity,  recorrió casi 8 km antes de dejar de funcionar en mayo de 2011.


En 2013 Opportunity realizó su descubrimiento más importante desde la identificación de las lagunas efímeras de Meridiani ocho años antes. Al acercarse a explorar el borde un gran cráter de impacto, el rover descubrió los materiales más antiguos que se han analizado hasta la fecha in situ sobre Marte: sedimentos de cerca de 4.000 millones de años, excavados por el cráter, y que contienen arcillas formadas en entornos acuosos.

Fotografía de las huellas que dejaba Opportunity a su paso /NASA
Los problemas de “vivir” en Marte

Obviamente, esta aventura no ha sido un fácil. Opportunity había sufrido ya varios problemas: su rueda delantera derecha empezó a dar problemas en 2010 y por eso el rover se desplazaba marcha atrás y varios de sus instrumentos de análisis científico hacía tiempo que habían agotado su vida útil.

De todas estas complicaciones, la más grave a la que han tenido que enfrentarse las misiones en Marte han sido las tormentas de arena globales. Periódicamente, en Marte se desencadenan tormentas que cubren el planeta entero con pequeñas partículas que oscurecen el cielo, bloqueando la luz solar. Y los rovers se alimentaban de energía solar a través de sus paneles solares. El 10 de junio de 2018, más de 5000 días tras su llegada a Marte, la tormenta de polvo más duradera y activa de las últimas décadas estaba alcanzando su máxima amplitud. Ese día, el rover dejó de responder las llamadas desde la Tierra. Desde ese momento se ha intentado contactar con el rover Opportunity más de 800 veces… sin éxito.


De todas estas complicaciones, la más grave a la que han tenido que enfrentarse las misiones en Marte han sido las tormentas de arena globales.


El fin de Opportunity cierra uno de los capítulos más extraordinarios de la exploración del espacio. Pero la aventura continúa en Marte con nuevos rovers, como Curiosity, que trabaja en el cráter Gale desde 2012 o la sonda InSight y aquellos que están por llegar.

Una de las últimas imágenes captadas por Opportunity. /NASA

Los logros del Opportunity

El rover Opportunity se construyó para durar 90 días y recorrer 600 metros, aunque el equipo albergaba la secreta esperanza de cumplir un año sobre Marte. Su aventura ha terminado 15 años después. Su cuentakilómetros sobrepasa ligeramente los 45 km, más que una maratón. Es el vehículo que más larga distancia ha recorrido hasta la fecha fuera de la Tierra, incluidos los rovers lunares. Ha explorado terrenos muy antiguos en Marte, analizando sedimentos depositados en un rango temporal superior a los mil millones de años. La NASA revisa sus misiones cada dos años y Oppy, apodo por el que se conocía al Oportunitty, cada vez superaba las pruebas con mejores notas.