Campaña contra la violencia de género de la Universidad Nacional de Mar del Plata, octubre 2016

La feminización de la pobreza expresa la brecha económica entre hombres y mujeres. Tradicionalmente, a la mujer se le han ceñido roles limitados al hogar, a los hijos, al marido, a la exagerada sujeción a los mismos.

En el ámbito laboral, el techo de cristal es una metáfora que explica que, mientras que un porcentaje más elevado de hombres gozan de puestos laborales más privilegiados, las mujeres encuentran dificultades para ascender, las mujeres representan el 45% del mercado laboral y más o menos la mitad de la población activa del país. Pese a esto, su visibilización en consejos de administración se encuentra muy lejos de conseguir las metas constituidas por la Ley de Igualdad de 2015.

El informe de este año de Women in Work demuestra un recuento de datos entre los diferentes puestos de trabajo, obteniendo como resultado un 14,7% de brecha de género, que, si lo comparamos con nuestros vecinos, Portugal y Francia, hallaremos un 18,8 y 14,8%, respectivamente.

Una perspectiva internacional refleja la situación de países como la India, posicionada al final del ranking. Por otro lado, tanto esta nación, como China podrían obtener importantes beneficios para la promoción de igualdad de género y participación femenina en el trabajo remunerado laboral.

EN ESPAÑA, LAS MUJERES cobran 4.745 euros menos que ellos, una diferencia casi medio punto porcentual mayor que un año atrás

Fuente: Información recogida por los Técnicos de Hacienda (Gestha) y datos de la Agencia Tributaria correspondientes a 2016

Y si bien la situación española no es tan grave como en otros países, cabe destacar que la tasa de desempleo femenino de la India (8%) es más baja que la nuestra. La conclusión es clara: Poner fin a las brechas y abrir a las mujeres las puertas que durante generaciones han permanecido cerradas.

Después de toda esta abundancia numérica, nos trasladamos a una atmósfera más tranquila. Hablemos de la mujer en el ámbito rural:

La mujer rural: fuente de inspiración de la agroecología, Natalia Escobar, 2017 / Fuente: TEDx Talks

Pero no sólo hay que tener en cuenta la que trabaja el campo, sino a la mujer de la industria, a la minera, a la que se lanza a la mar en un buque y no toca tierra en varios meses… Todas estas mujeres representan la superación de los estereotipos, trabajos que de ninguna de las maneras hubieran podido ejercer en el pasado. Esto demuestra cómo somos, nuestras capacidades y habilidades, cómo nos desligamos de una imagen plana para enseñar al mundo figuras multidimensionales, con personalidades únicas.