¡Ah, el amor! ¡Qué de mariposas en nuestros estómagos! La vida en rosa, un colorín colorado, un cuento de hadas… un sapo que se convierte en… ¿príncipe? Empecemos tratando las relaciones tóxicas de carácter sentimental-amoroso, además de las obsesiones malsanas que se crean a partir de las mismas, cabe recordar la anulación de la víctima, sea hombre, o mujer, da igual, lo que importa es la falta de libertad individual.

Anuncio del coñac “Soberano”, de principios de los setenta.

Este vídeo es icónico y representa con exactitud el machismo, lo que se pretendía de las mujeres: restringirlas al hogar y la familia, a hacer sus “labores”, puesto que la sumisión de la mujer hacia el hombre debía ser máxima y, por tanto, los celos estaban más que justificados. Pero, ¿qué encontramos hoy sobre este sentimiento? Destacamos los resultados a un estudio realizado por la ex-ministra Mato siguiente:

  • Siete de cada diez adolescentes escuchan que “los celos son una expresión de amor”.
  • Una de cada tres adolescentes dice sufrir un control abusivo de sus parejas.
  • Casi el 30% relata un control abusivo: su novio le controla con quién habla, lo que dice o a dónde va.

Datos: 2013 / Fuente: Cadena SER

Después de los celos tenemos los crímenes pasionales. Desterrar este concepto es necesario, pues supone una vuelta al pasado, y cabe añadir la falta de fundamento que supone vincular la erupción de los sentimientos más intensos como justificación a la pérdida de una vida.

El primer femicidio de este 2019 ocurrió en Laredo, Cantabria, el pasado 3 de enero / Fuente: Oromartv

El Segundo Sexo es uno de los libros más representativos del feminismo del siglo XX. Escrito por Simone de Beauvoir en 1949, reflexiona de manera existencialista sobre un feminismo equitativo, sobre una repartición de los roles, donde no se clasifica a la mujer únicamente como un útero, encargado de prolongar la especie humana. ¿Qué ocurre cuando una mujer no quiere tener un hijo?

Cultura NoMo, la generación de mujeres sin hijos / Fuente: El Confidencial

El no tener hijos, no querer casarse o tener pareja son cuestiones todavía muy cuestionadas sobre todo hacia las mujeres, ya sean durante las reuniones familiares en fechas festivas o fuera de épocas vacionales. En un mundo que promete el progresismo, nos encontramos cada vez más cuestionamientos hacia las personas y unas tendencias cada vez más frecuentes hacia el individualismo, donde realmente nos alejamos cada vez más los unos de los otros para encerrarnos en nosotros mismos, pero donde también se rompe con los antiguos roles, tradicionalmente asignados por una sociedad patriarcal.