Italia prohíbe asistir al colegio a los menores de 6 años que estén sin vacunar

Unos 300 niños en Bolonia ya no han podido acudir a la escuela infantil esta semana por no estar al día de sus vacunas

0
48
Concentración de familias antivacunas en Italia /Ruptly

Tras el brote de sarampión en Israel el pasado noviembre y el actual brote en EEUU, en Italia han decidido emprender acciones legales. Una nueva ley del gobierno italiano (bastante acertada en mi opinión) impedirá que los niños menores de 6 años vayan al colegio sin tener sus vacunas al dia. Aunque a los mayores, entre 6 y 16 años, no se les puede impedir esto, sus padres tendrán que pagar multas de 500€. Esta prohibición surge en medio de un brote de sarampión en el país. Entre las 10 vacunas obligatorias para poder ir al colegio se encuentran las de la poliomielitis, rubeola, varicela, paperas, y por supuesto, sarampión. Esta ley Lorenzin, que ha recibido el nombre del ex-ministro de Sanidad que la presentó, entró en vigor el pasado martes.

El gobierno italiano, el partido M5S de extrema derecha denunció los esfuerzos originales para hacer las vacunas obligatorias, ya que cuestionaban la seguridad de algunas de ellas. Incluso amenazaron con tumbar las leyes sobre vacunas obligatorias que el gobierno anterior había autorizado en 2017, pero decidieron no seguir con el plan. Este cambio de idea del gobierno viene de las críticas que recibieron tras el brote de sarampión en el país el verano pasado. En enero de 2019, según el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades, llegaron a haber 165 casos, uno de los números más altos de Europa.


El gobierno italiano amenazó al principio de su mandato con tumbar las leyes de vacunación


 

Desde que entró en vigor la 1ª ley, los datos sugieren que ha servido para lo que se pretendía, ya que el 94% de los niños ha recibido al menos una dosis de la vacuna del sarampión en Junio de 2018. Antes de la ley, el nº de niños vacunados en Italia había bajado por debajo del 80%, cuando lo que recomienda la OMS es un 95%. Ese 95% es el umbral en el que se consigue la “inmunidad de grupo”, cuando hay suficiente población vacunada para que sea muy improbable que la enfermedad se extienda y protege a aquellos demasiado jóvenes o inmunodeprimidos que no pueden ser vacunados.

Camiseta en contra de la Ley Lorenzin /Ruptly
Camiseta en contra de la Ley Lorenzin /Ruptly
Concentración de familias antivacunas en Italia. /Ruptly
Concentración de familias antivacunas en Italia. /Ruptly
Cartel en el que dice que las vacunas nos radian el cuerpo. /Ruptly
Cartel en el que dice que las vacunas nos radian el cuerpo. /Ruptly
Imagen de la concentración de los antivacunas. /Ruptly
Imagen de la concentración de los antivacunas. /Ruptly

La ministra de sanidad Giulia Grillo dijo al periódico La Repubblica: “Todo el mundo ha tenido tiempo para ponerse al día,” y el gobierno ha demostrado que no bromea. Hasta ahora, según la BBC, las autoridades locales de Bologna han enviado unas 300 cartas de suspensión a los padres, y un total de 5000 niños aún no tienen sus documentos de vacunación actualizados.

Un estudio sobre las vacunas obligatorias informó de que 9 países tienen leyes obligatorias para vacunar contra las paperas, el sarampión y la rubeola: Bulgaria, Croacia, Chequia, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Polonia y Eslovaquia. Y mientras los 31 países europeos recomiendan o introducen medidas obligatorias para las 10 vacunas (excepto Islandia, que no recomienda la de Hepatitis B), Letonia es el único otro país junto con ahora Italia que requiere las 10 vacunas obligatorias en la infancia.