Este viernes arranca la que sin duda va a ser la campaña electoral más reñida de la última década. Una campaña que más que por partidos, se juega por bloques. Las elecciones autonómicas y municipales del próximo 28 de abril marcarán un punto y aparte en el panorama político español. Desde este viernes y hasta el viernes 26 de abril las diferentes candidaturas ofrecerán sus propuestas para pedir su confianza a la ciudadanía, especialmente a la multitud de indecisos que todavía no tienen decidido el voto.

Serán un par de semanas llenas de un sinfín de actos y mítines. Sin embargo, la ya tradicional pegada de carteles sobrevive ante la era digital de internet y las redes sociales, donde los partidos han centrado gran parte de sus esfuerzos (y presupuesto). El clic y los retuits son las nuevas armas de los partidos.

Gráfico: La Voz de Asturias

La campaña electoral arranca con el sabor de boca del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La encuesta elaborada por el organismo dirigido por José Félix Tezanos otorga una clara victoria al PSOE de Pedro Sánchez con un 30,2% de los votos y entre 123 y 138 escaños en el Congreso de los Diputados. Supone una bajada de casi tres puntos respecto al barómetro de febrero. El PP sería segunda fuerza, con el 17,2% y entre 66 y 76 escaños, una cifra que supondría la mitad de escaños de los socialistas.

Por su parte, Ciudadanos obtiene un 13,6% y entre 42 y 51 escaños y Unidas Podemos un 12,9% y entre 33 y 41 escaños. El CIS confirma la irrupción de Vox en el parlamento con un 11,9% y entre 29 y 37 escaños.

Pedro Sánchez anunció la convocatoria de las elecciones generales al no tener los apoyos suficientes para aprobar los presupuestos generales del Estado / José Luis Roca

Sin embargo, no se despejan las incógnitas sobre los posibles pactos de gobierno tras los comicios. En el tablero, PP, Ciudadanos y Vox por un lado, y PSOE y Podemos por otro. El barómetro no otorga claras mayorías de gobierno, aunque un hipotético pacto entre PSOE y Ciudadanos podría conseguir la mayoría absoluta.

Los datos del CIS dejan al descubierto el que va a ser el caballo de batalla de las formaciones políticas. Y es que casi un 40% de los votantes no tiene decidido su voto. Es decir, unas 850.000 personas decidirán su papeleta en los últimos días de la campaña electoral.