El PSPV-PSOE es una de las formaciones políticas con más trayectoria histórica del conjunto de la Comunitat Valenciana; en este sentido, la creación de la Agrupación Socialista Valenciana fue aprobada en 1884. Su candidato a la presidencia de la Generalitat es el castellonense Ximo Puig, y al igual que podría ocurrir en el resto del Estado, las últimas encuestas le otorgan un holgado crecimiento de los apoyos cosechados en las Elecciones Autonómicas de 2015, datos que supondrían pasar de los actuales veintitrés diputados en Les Corts Valencianes a veintiséis o veintisiete diputados.

Al igual que ocurriera con Compromís, el programa electoral del PSPV-PSOE ha sido desarrollado en horizontal. En el caso de los socialistas valencianos, el documento con que se aspira a volver a aupar de nuevo a Ximo Puig a la presidencia de la Generalitat arranca con unas breves palabras redactadas por el propio secretario general valenciano en que se dice que hace cuatro años se inició un cambio político “liderado por el PSPV-PSOE” al mismo tiempo que se llama a hacer posible una continuación de este cambio en la Comunitat Valenciana. Además, se trata de un programa electoral muy, muy ilustrativo, pues incorpora diferentes fotografías en algunas de sus páginas, que aparecen acompañadas por frases célebres de destacadas personalidades de la talla de Carmen Alborch, Olof Palme o la actual Greta Thunberg. 

A diferencia de otros programas de estas Elecciones Autonómicas 2019, el primer epígrafe que es tratado en el documento de los socialistas valencianos es la educación. Ello se debe a que su medida estrella para la presente campaña electoral y con que aspiran a ganarse al electorado más joven consta de tratar de impulsar la matrícula gratuita para aquellos estudiantes universitarios que aprueben el conjunto de asignaturas de su curso con el único objetivo de “premiar el esfuerzo”. Por otra parte, el PSPV-PSOE multiplicaría por hasta cinco el número de estudiantes valencianos que pueden beneficiarse de una Beca Erasmus en aras de poder continuar sus estudios en otra centro universitario de la Unión Europea. Con respecto al resto de niveles educativos, las propuestas socialistas pasarían por hacer que todos los niños y niñas de dos años disfruten de una plaza gratuita en las guarderías valencianas; continuar con el Pla Edificant y la Xarxa Llibres, iniciativas puestas en marcha por parte del Govern del Botánic; y, en conjunto, fomentar una educación en que la lengua inglesa y las nuevas tecnologías adquieran sendos papeles destacados. 

En materia sanitaria, la formación liderada por Ximo Puig culminaría la reversión del Departamento de Salud de Dénia a la salud pública y elaboraría un plan especial de inversiones en atención primaria y hospitalaria de todo el departamento. En cualquier caso, se trata de una promesa electoral de las Elecciones Autonómicas 2015 que ha sido demorada de tal manera que no ha podido llegar a ser cumplida durante la presente legislatura, llegando a levantar algunas asperezas en su socio de gobierno, Compromís. En esta línea, resulta importante añadir que los socialistas valencianos no hacen mención alguna en su programa electoral a una futura reversión de otros hospitales en régimen de concierto, como es el caso del de Torrevieja. 

Por otra parte, se crearía una Oficina de Control de la Demora en aras de luchar contra las listas de espera en el sistema sanitario público valenciano, incluyendo en esta medida listas de espera “quirúrgicas, diagnósticas y consultas, incluyendo de atención primaria”. 

En materia de políticas sociales y de acuerdo con el documento en cuestión, se aprobaría un Plan de Garantía Social y Empleo Digno de la Comunitat Valenciana, con especial atención a la conversión de contratos temporales en indefinidos en el caso de parados de larga duración, menores de treinta años y jóvenes sin experiencia laboral. Además, se impulsarían planes de ocupación de carácter local en que parte de sus plazas serían reservadas para personas con discapacidad. Por otra parte, se crearía la Unidad de Emergencia de la Vivienda “para garantizar soluciones habitacionales inmediatas tanto para personas en riesgo de exclusión como para personas que circunstancialmente lo necesiten”, se añade desde el PSPV-PSOE, así como programas específicos para que los jóvenes puedan adquirir fácilmente su primera vivienda.

Asimismo, los socialistas valencianos apostarían por la aprobación del Objetivo de Pobreza Infantil Cero 2023 “para erradicar la pobreza severa que padecen miles de niños y de niñas en la Comunitat Valenciana”. De esta manera, se impulsaría la Renta Valenciana de Inclusión con la pretensión de aumentar la oferta de alquileres asequibles y “priorizando a las familias con hijos en riesgo de exclusión”.

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, arropó a su candidato valenciano en un mitin celebrado en la Universidad de Alicante el 23 de Marzo / PSPV-PSOE

En materia administrativa y muy en sintonía con una de las principales propuestas de Ciudadanos, el partido político cuyo máximo dirigente a nivel estatal es Pedro Sánchez propondría la eliminación de cualquier tipo de traba burocrática para aquellas compañías o empresas que desarrollen su actividad industrial en la Comunitat. Para ello, se crearía la Oficina de Simplificación Administrativa, así como que se potenciaría la Oficina de Atracción de Inversiones.

En materia territorial, el PSPV-PSOE explica en su programa electoral que no renuncia al trasvase Tajo-Segura, motivo por que se crearía una Comisión Mixta Permanente entre la Generalitat y los usuarios alicantinos para la correcta preservación y desarrollo de esta infraestructura vital para las principales comarcas del sur, como es el caso del Baix Segura. Por otra parte, se completaría la reversión del Aeropuerto de Castelló a la Administración pública y se garantizaría su conexión con el Aeropuerto de Madrid Barajas así como con “rutas que permitan un incremento del turismo”. Precisamente en este sentido, los socialistas desarrollarían un plan autonómico para la desestacionalización del turismo valenciano, que contaría con “una dotación mínima anual de 5.000.000 €”, se puntualiza en el programa electoral.

En materia medioambiental, la formación liderada por Ximo Puig firmaría un Pacto por la Economía Circular con el conjunto de sectores económicos y sociales de la Comunitat en aras de desarrollar una estrategia para “la lucha contra los plásticos en los mares, el desarrollo de políticas de compra verde o el avance hacia el objetivo de la Unión Europea de “Vertederos Cero””. Siguiendo esta línea, se elaboraría una Ley de Cambio Climático y Transición Energética en el ámbito valenciano. En suma, se trata de dos propuestas compartidas con el programa electoral de Compromís, con algunos matices pero pocos; de alguna manera, estas medidas podrían estar siendo incluidas en sus respectivos documentos electorales con la vista puesta en la continuidad del Botànic. No obstante, los socialistas convertirían además el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de Valencia “en un centro de referencia internacional sobre el cambio climático”, se argumenta.

Resulta interesante subrayar que el PSPV-PSOE es prácticamente el único partido que incluye un apartado dedicado a las nuevas tecnologías en su hoja de ruta para la próxima legislatura. Así y de entre otras medidas, se convertiría a La Marina de Valencia en una suerte de espacio para el desarrollo o implantación de empresas especializadas en ciberseguridad. 

En materia cultural, se celebraría “un gran pacto social” por la lengua valenciana entre la Generalitat y aquellas entidades o instituciones que trabajen en el ámbito de la lengua autóctona “para aumentar la cohesión de la sociedad valenciana y para la promoción del uso social del valenciano”. Resulta muy interesante resaltar que ningún otro partido político con representación parlamentaria en Les Corts Valencianes realiza una tan encendida defensa de la lengua propia en su respectivo programa electoral. Acerca de À Punt, instrumento muy eficaz para la vertebración del territorio, el documento del PSPV-PSOE no recoge ninguna alusión hacia el espacio de comunicación público valenciano.

En materia igualitaria, los socialistas defienden que “las sociedades con más igualdad son también las más competitivas”. De esta manera, el equipo de Ximo Puig se establece como objetivo “garantizar la igualdad en la retribución de hombres y mujeres”. Para ello, se crearía un Comité para la Igualdad Salarial; se concedería ayudas a aquellas empresas que amplíen la jornada laboral de tiempo parcial a tiempo completo para las trabajadoras que así lo soliciten; se potenciaría el Consell Valencià de les Dones, que aparece descrito como “órgano feminista, plural, participativo e independiente”; se aseguraría la correcta formación del turno de oficio mediante su instrucción a través de un máster de violencia de género; y, finalmente, se proporcionaría tratamiento psicológico gratuito a las víctimas de violencia machista y a sus hijos menores.

En cualquier caso, resulta muy llamativo el hecho de que los socialistas valencianos aparquen asuntos de la agenda valenciana de la talla de la financiación autonómica o de la actual situación del Corredor Mediterráneo hasta la última hoja de su programa electoral. En cualquier caso, de la financiación de la Comunitat, se dice que reclamarían “gobierne quien gobierne” la aprobación de forma urgente de un nuevo sistema de financiación autonómico, así como que se exigiría el cumplimiento del Estatut d’Autonomia en materia de inversiones estatales; del Corredor Mediterráneo, se explica que se mantendría la exigencia de finalización “lo más rápidamente posible” del Corredor Mediterráneo así como de la Conexión Ferroviaria Mediterráneo-Cantábrico. Además, se reforzaría el Estado Autonómico blindándolo en la Constitución.

 

En la imagen de portada de este artículo: Ximo Puig, candidato del PSPV-PSOE a la presidencia de la Generalitat (Diario de Pontevedra)