Gerardo Herrero: «No me suelen gustar las comedias que hacemos porque Wilder y Lubitsch hay muy pocos»

El director, que presenta en València 'El asesino de los caprichos', reconoce las dificultades que hay para que las televisiones privadas compren películas dramáticas

0
134
Gerardo Herrero y Aura Garrido
Gerardo Herrero y Aura Garrido presentan su nueva película / Uiso Crespo

El director Gerardo Herrero y la actriz Aura Garrido estrenan mañana El asesino de los caprichos, un thriller encabezado por dos policías que siguen la pista de un asesino en serie. Ambas buscarán al culpable que reproduce con sus cadáveres las escenas de los Caprichos de Goya.

Con motivo del preestreno, que tuvo lugar en Paterna, Gerardo Herrero y Aura Garrido atendieron a los medios de comunicación en una entrevista conjunta. Destacaron la irrupción de los personajes femeninos y las dificultades que existen para llevar a la gran pantalla una película que no sea una comedia.

Pregunta: ¿Qué es lo que han querido transmitir con la película?

Gerardo Herrero: Hace una crítica a un determinado tipo de clase social que juega y maneja la pintura como un elemento de enriquecerse. Goya también lo criticaba. El personaje de Maribel Verdú es muy individualista porque está obsesionada, no descansa, lo único que le interesa es el trabajo. El de Aura, por otro lado, tiene una familia.

P: Los personajes principales son totalmente diferentes. ¿Quería transmitir con ellos que una persona que se dedica en cuerpo y alma a su trabajo va a tener más opciones de crecer en lo suyo que otra?

G. H.: Lo que me gustó es que fueran dos mujeres policías, muy diferentes. Por contraste necesitas antagonistas, tienen formas de ser completamente diferentes. Una ya tiene una edad y una experiencia determinada, es una tipa descreída que no se fía de nadie, que no aguanta las parejas… Se da cuenta de que Eva (Aura Garrido) va a ser una buena policía pero trata de transmitirle de que si quiere ser buena en su trabajo no puede estar pendiente de sus hijos, de su marido… Eso es lo que las hace interesantes. Uno de los objetivos era darle personalidad a cada una de ellas.

P: ¿Cómo fue la elección de las actrices?

G. H.: Maribel estaba desde el principio. Me gustó el proyecto, le pasé el guion, le gustó y me dijo que estaba dispuesta a hacerla. Con el proceso de elegir al elenco empiezas a ver intérpretes y fueron todos diciendo que sí. Tuvimos la suerte de que Aura también aceptara unirse.

P: También hay dos pilares fundamentales en el reparto como Daniel Grao y Roberto Álamo.

G. H.: Esa es la suerte que hemos tenido. Yo quería a Daniel Grao porque le vi en una obra de teatro y me lo imaginaba en ese papel. Con Roberto había coincidido en Que Dios nos perdone, ahí le conocí aunque también le había visto en el teatro y me impresionó mucho.

P: ¿Qué tiene para usted el thriller?

G. H.: Me gusta mucho la novela negra. Son entretenidas y te permiten hablar de la sociedad. No es que necesariamente quiera hacer thrillers, sino que la vida me ha llevado ahí. Ahora cuesta que las televisiones privadas compren dramas, quieren comedias todo el tiempo.

P: Ahora es muy complicado llevar el thriller porque las televisiones suelen apostar por película como Ocho apellidos vascos o Tres bodas de más…

G. H.: Todas las televisiones privadas quieren comedias y a mí me parece el género más difícil de hacer. No me suelen gustar las comedias que hacemos porque Billy Wilder y Lubitsch hay muy pocos. Hay que ser muy bueno para hacer una gran comedia.

P: Actualmente parece que películas están pensadas para determinados actores. ¿Por eso ahora mismo es más fácil vender una comedia que un thriller?

G. H.: No creo que sea por los actores, que son importante para que el público vaya. De partida hay un deseo y yo también soy parte de eso, no tanto como director. Una vez hice una y es una de las películas más horribles que he hecho en mi vida. Ahora estoy trabajando en otra con una directora, añadiendo guionistas para mejorarla pero es muy complicado tener un buen guion de comedia.

P: Cada vez hay más plataformas para consumir productos audiovisuales. ¿Cómo se convence a la sociedad para que vayan en masa al cine?

G. H.: Es una pregunta complicada. Las plataformas generan mucho trabajo en el sector, tiene el lado negativo que es conseguir atraer a la gente para que vaya al cine. Sin embargo, no tiene color la concentración del ser humano en una sala con respecto a ver la película en una pantalla pequeña en el metro, autobús… Ni se ve igual ni se puede contar igual.

En la televisión hay más planos cortos. Llama la atención que las series duren menos y las propias cadenas que hacían series de 70 minutos ahora van a acabar haciéndolas de 50. Es muy difícil mantener la atención y que la gente vea todos los episodios.

P: ¿Les preocupa mucho los ingresos que perciban por taquilla?

G. H.: Mucho, sobre todo a los productores porque tienes que recuperar la inversión y recuperar dinero. Ahora es muy difícil que una película española de ‘clase media’ recupere su inversión. Actualmente las plataformas producen sus películas, son suyas, entonces están dentro de su volumen global. A raíz de ello pueden hacer contenido propio. La taquilla es una parte importante del proceso, es importante para seguir haciendo películas en el futuro.

P: ¿Qué suele despertar el interés de Gerardo Herrero para dirigir alguna película?

G. H.: La lectura de un libro, un periódico, un cuento… Salen así, aunque hay veces que ya vienen con un director que quiere hacerla. La idea de la comedia que quiero hacer surgió a raíz de una noticia.

Gerardo Herrero y Aura Garrido
Gerardo Herrero y Aura Garrido presentan en València ‘El asesino de los caprichos’ / Uiso Crespo

Pregunta: ¿Está notando una evolución en los personajes femeninos en los últimos años?

Aura Garrido: Tengo la esperanza de que empecemos a normalizar la situación y que no sea noticia que las dos inspectoras sean mujeres. Es verdad que me sorprendió cuando lo leí. Ojalá deje de ser algo novedoso. Por suerte, están cambiando las cosas, aunque queda mucho por hacer. Me parece que está muy presente la guionista femenina en la historia. Para mí son muy cercanos.

P: ¿Qué es lo que más le atrajo del guion?

A. G.: Me resultó muy interesante por los conflictos que se trataban. Me gustó mucho que fuera un thriller que se centrase tanto en los personajes. Es interesante porque ahora se están mezclando géneros, investigando nuevas formas de hacer. Me fascinó la relación que hay entre las dos inspectoras, totalmente diferentes, que están obligadas a entenderse. Evidentemente, también me gustó porque iba a trabajar con Maribel.

P: En 2014 el Cinema Jove de València le dio el premio a un Futuro de Cine. Ahora que ha pasado un tiempo, ¿cómo ve su evolución?

A. G.: Me siento muy afortunada porque lo que más me gusta es investigar papeles diferentes. En ese sentido he tenido la suerte de interpretar a personajes distintos como en los dos thrillers que estreno ahora. Eso es lo bonito y a lo que puedo aspirar.