Carmen Machi: «Todavía no entiendo el boom de ‘Ocho apellidos vascos'»

La actriz madrileña, premiada en el Festival de Cinema Antonio Ferrandis

0
190
Carmen Machi
Carmen Machi durante el espacio para las entrevistas / Uiso Crespo

La versatilidad de Carmen Machi y el carisma que transmite con sus personajes la han impulsado a ser distinguida con el Premio de Honor de la IV edición del Festival de Cine de Paterna. El Festival de Cinema Antonio Ferrandis hizo entrega de este galardón por toda la trayectoria cinematográfica y televisiva de la actriz.

Previamente a la ceremonia se proyectó la película La puerta abierta que escogió la intérprete «por su vínculo a la Comunitat Valenciana«. Precisamente este largometraje la llevó a conseguir su primera nominación al Goya como Actriz protagonista; dos años antes fue premiada como Mejor Actriz de Reparto por Ocho apellidos vascos, con la que sigue alucinando por toda la transcendencia que tuvo.

Pregunta: ¿Qué significa para Carmen Machi recibir este galardón a su trayectoria profesional?

Respuesta: Estoy muy agradecida por ello y muy sorprendida. Echo la vista atrás y me doy cuenta de que tengo trayectoria. No es algo que una tenga claro ni que asuma. Soy muy fan de los festivales porque hacen una labor increíble por el cine, le ponen un empeño y una valentía tremenda. Formar parte de la vida de un festival es muy emocionante. Me siento muy feliz.

P: ¿Por qué La puerta abierta?

R: Me vino directamente a la cabeza por su vínculo a la Comunitat Valenciana, aquí rodamos una parte importante de la película. Además tiene algo muy hermoso. Está dirigida por una mujer y protagonizada por cuatro. Cuenta un tema muy interesante y duro como es la prostitución. Marina Seresesky le aporta un lenguaje amable y social, con un estilo que solo emplea ella. Tengo un recuerdo muy grande de la película. Amparo Baró tiene una presencia muy grande, aunque ahora ya no esté. Quería mucho a Paterna, su madre era de aquí.

«Tenemos que acostumbrarnos a contar las cosas de manera distinta, Pero, por favor, que la gente no deje de ir al cine»

P: Recientemente ha trabajado en series para Netflix, Movistar y HBO, ¿en qué ha cambiado la forma de trabajar con respecto a la época en la que solo existía la televisión y el cine como medios audiovisuales?

R: Yo me alegro mucho de la llegada de las plataformas. Son un escaparate inmenso para ver la calidad que hay de creadores con proyectos increíbles. Está habiendo mucha incursión de todo el equipo de cine y se nota. Hay mucha variedad y ofrecen al espectador lo que quiere ver, aunque luego te enganchas y uno ya ni lee (risas). Yo lo vivo como si fuera cine porque, tal y como está rodado, lo es. A mí me encanta.

P: Esta situación ha despertado el sector audiovisual.

R: Absolutamente. Ha dado un giro muy grande para adaptarse a los tiempos. Ahora hay más volumen de trabajo con una relación mayor a nivel internacional que es de aplaudir, nos favorece a todos. Hay una competencia muy sana y tenemos que acostumbrarnos a contar las cosas de manera distinta. Pero, por favor, que la gente no deje de ir al cine. Ojalá no repercuta en las salas, tenemos que esforzarnos por seguir apoyando al ritual de ir al cine.

Marina Seresesky y Carmen Machi
Carmen Machi recibió la sorpresa de la visita de Marina Seresesky, directora de ‘La puerta abierta’ / Uiso Crespo

P: Estamos viendo el auge de las plataformas y surge la duda de qué va a pasar con el cine. 

R: Reconozco que hay veces que me quedo en casa enganchada porque hay mucha calidad. Lo que pasa es que cuando tienes la opción de verlo en una gran pantalla… Ahora cuando hay un estreno como Joker, Érase una vez en Hollywood o Mientras dure la guerra va la gente en masa. Por eso tiene que ser muy bueno lo que se haga para que sea incontestable. Que una buena película te saque del salón de casa es maravilloso.

P: Ahora está en Netflix con Criminal a la vez que llegan a los cines El asesino de los caprichos y El silencio de la ciudad blanca. ¿Están en auge las películas y series policíacas?

R: Eso es algo que nunca he entendido, cuando algo gusta se pone de moda. Creo que va en función de lo que va ocurriendo. Recuerdo que la primera serie que me encantó y de la que soy megafan es Happy Valley. Ahí vi como protagonista a una mujer de 50 años. Enfocaron el thriller policíaco de una forma increíble y parecía que no la iban a superar pero luego llegaron muy buenos proyectos. Son muy buenas ideas. Criminal me ha gustado muchísimo. Ahora mismo hay guiones de altísima calidad, años atrás carecíamos de buenos guiones en la televisión.

P: Curiosamente esta misma semana Gerardo Herrero decía que las televisiones privadas piden sobre todo comedias.  

R: La comedia es muy difícil, tiene que estar muy bien escrita y no siempre lo está. De todas formas la persona que va al cine quiere pasar un buen rato y si encima tiene una reflexión al salir… o una buena charla con la persona que hayas ido eso es impagable. Eso es lo bueno y da igual el género que sea. Antes hablábamos de tres películas que están arrasando en taquilla y ninguna es comedia.

«Ahora mismo hay guiones de altísima calidad, años atrás carecíamos de buenos guiones en la televisión»

P: Ocho apellidos vascos supuso una auténtica revolución en taquilla. ¿Cómo fue el boom?

R: Es la cosa más rara que he vivido. Hizo unas cifras que son una salvajada (55 millones de euros y más de 9 millones de espectadores). Recuerdo que teníamos un chat de grupo y no entendíamos nada de lo que estaba pasando. En el País Vasco se abrieron salas de cine que se habían cerrado que eso es lo mejor que puedes escuchar. Hasta en el Congreso se hablaba de ella. Era flipante porque en muchos cines solo estaba la cara de los cuatro. No entendíamos nada.

Carmen Machi
Carmen Machi atiende a las preguntas de Discipuli en el Teatro Antonio Ferrandis de Paterna  / Irene Valdés

P: ¿Fue totalmente inesperado?

R: Yo todavía no lo entiendo. Recuerdo que estaba de gira con una función de teatro y vimos la película. Decíamos: «Bueno, bien» pero no hubo preestreno. Se hizo un pase un domingo por la mañana y de repente la gente me llamaba, me enviaban mensajes. Me decían que la gente aplaudía en medio de la película y que se levantaron al final para seguir aplaudiendo como si fuera el teatro. Ahí, decía: «Aquí ha pasado algo raro». Decidí ir al cine a verla con gente. Era increíble como había una euforia rarísima. Se iban contagiando unos a otros a aplaudir. Entonces dije: «Esto va a ser la bomba y lo fue como también Ocho apellidos catalanes».

P: Por lo que cuenta, imagino que el Goya a Mejor Actriz de Reparto también fue inesperado.

R: Hay que alabar que premien una comedia, eso ha sido insólito. Creo que la Academia quiso recompensar, a través de los Goya, lo que había pasado con la película. Entiendo los Goya que se dieron, no hablo del mío, perfectamente. A nadie le pareció mal porque se convirtió en un fenómeno social. Se debería premiar más veces a la comedia.

P: ¿Supuso un punto de inflexión en la trayectoria de Carmen Machi?

R: No, los premios nunca. Existen en el momento que se producen, nada más. En el caso de Dani (Rovira) sí, e incluso en el de Karra (Elejalde), pero no tienes más trabajo por eso. En mí no noté un cambio, en otros proyectos sí lo han sido absolutamente.