Caras largas tras el resultado de Més Compromís

El partido valencianista se queda sin grupo de representación

0
80
Compromís
Caras largas en Compromís / Carlos Fajardo

El escrutinio llega a su fin con un final un tanto agridulce para los componentes de Más País que alcanzaban solamente 3 escaños dentro del Congreso de los Diputados.

Tras una noche intensa en la que se esperaba obtener algo más de poder dentro del congreso, encontrábamos caras apenadas y desilusionadas debido al ascenso de la ultraderecha. Pese a una posible coalición por parte de los partidos de izquierda, al obtener el PSOE una mayoría absoluta que facilitaría una posible coalición.

Al terminar la jornada electoral, todos los componentes de este grupo parlamentario acudían a la sala de prensa, En este lugar Joan Baldoví era el único que se pronunciaba delante del micrófono utilizando la ironía y manteniendo una posición bastante rígida y estricta ante la «incoherencia» con la que Pedro Sánchez convocaba estas segundas elecciones dando pie al posible y exitoso ascenso de Vox.

Además, durante la intervención del número uno de Més Compromís, se realizaba un alegoría ante la posibilidad de formar ese tan codiciado gobierno de izquierdas ante el ascenso de la derecha. «A pesar de lo que ha hecho Pedro Sanchez, hay posibilidad de formar gobierno, las mismas que había antes, hay posibilidades reales de formar gobierno, y si Pedro Sánchez quiere ser fiel a todas las personas que confían en el progresismo de este país, ha de formar gobierno», añadía Baldoví indignado.

Joan Baldoví indignado ante los resultados / Carlos Fajardo

Aún así, los líderes del partido valenciano, hacían hincapié en su descontento con Unidas Podemos y su orgullo por los 3 escaños obtenidos con Más País para estas elecciones. Escaños que no han sido suficientes como para mandar a Maria Josep Picó —número dos de la lista— a Madrid. Pese al descontento con el Partido Socialista y con Unidas Podemos, el dirigente del partido, Joan Baldovi ha querido continuar con la esperanza de formar un gobierno progresista, añadiendo que «deja la puerta abierta a un gobierno de coalición».

El evento finalizaba con una Plaza del Pilar desierta sin simpatizantes ni curiosos, que dejaban a entre ver estos desastrosos resultados electorales.