Encendemos nuestras tabletas, ordenadores y televisores. Visualizamos series, programas, tertulias, películas y encontramos mensajes ocultos y no tan ocultos. Todos estos describen de manera despectiva a una parte de nuestra sociedad, haciéndola de menos sin motivo aparente salvo su color de piel u origen étnico. ¿Nos rebelamos o permanecemos pasivos ante tales gestos de racismo?

Cuando los derechos humanos son atentados ante agravios contra las personas y la igualdad de oportunidades se convierte en una meta a alcanzar en vez de una realidad, todas las cartas quedan descubiertas sobre la mesa.

El racismo es un fenómeno creciente, cada vez más los musulmanes son identificados como extremistas (por no decir directamente la palabra terrorista) y los puestos de trabajo son ocupados divididos según niveles monetarios. Cuanto más dinero tenga la persona más alto será su puesto en la escala laboral y al revés. Proporcionalidad simple.

Series, películas, libros…

Una de las últimas noticias de la actualidad en Netflix, tenemos el bloqueo a la serie ‘Community’ hacia un episodio donde se maquillaba a un hombre blanco como si fuera un elfo negro, así mismo, cabe recordar cómo Vanessa Morgan, actriz conocida por sus actuaciones en ‘Finding Carter’, ‘Riverdale’ y ‘Las Crónicas de Shannara’, mostró quejas en cuanto asuntos de estereotipos y discriminación en los salarios.

Madelaine Petsch y Vanessa Morgan en ‘Riverdale’

No hay que olvidar tampoco cómo muchas creaciones audiovisuales denuncian este tipo de discriminación, como el caso de ‘Fuego Abierto‘  o clásicos del cine como ‘Invictus’ o ‘Adiós Bafana’, por no mencionar obras literarias tan resonadas como ‘Matar un ruiseñor’, llevada a la gran pantalla en el 62 por Robert Mulligan.

Otro ejemplo de serie a analizar podría ser ‘Insecure’, de HBO y ‘Dear White People’, de Netflix, donde, a través del humor y el buen uso de la ironía se boicotea lo absurdo que resulta discriminar a cualquier tipo de persona. Pertenecer aquí o allá no significa nada. Tampoco tener unos pensamientos u otros… pero siempre se le da a todo otra vuelta de tuerca.

Televisión pura y dura

No es casualidad que se hable del llamado “privilegio blanco”. Los desprecios son táctiles y perceptibles incluso a través de las pantallas. Ciertas etnias son demonizadas tan sólo por poseer ciertos rasgos biológicos, lo que hace que el rechazo hacia las minorías esté en aumento en una sociedad cada vez más mediatizada.

El tema de los privilegios según etnias, o razas, divide hasta los movimientos antirracistas. Los derechos económicos y sociales a través de diferentes factores marcan el antes y el después cuando el materialismo se mete de por medio, que es la mayoría de las veces.

En reiteradas ocasiones comentaristas deportivos en televisión han sido señalados por efectuar elogios hacia los jugadores con tonos de piel más clara y desprecios hacia aquellos con pieles más oscuras, la temporada 2019-20 fue analizada en diferentes ligas, donde se discutían sobre un total de 643 futbolistas de diferentes grupos étnicos.

En cuanto a los telediarios, tertulias, y otros tipos de talk shows de esta televisión nuestra, que cada vez más convertida en un espectáculo que en una fuente de información, encontramos esto:

Y es que las manifestaciones ontra el racismo en EEUU han hecho caer periodistas, empresarios y programas de televisión desde el inicio del movimiento de protestas el pasado 25 de mayo, cuando el afroamericano George Floyd murió bajo custodia policial por asfixia tras ser arrestado.

Multitud de periodistas han dejado sus puestos por titulares escandalosos; hombres y mujeres de negocios también lo han hecho ante declaraciones inapropiadas; y algunas cadenas televisivas han dejado de emitir contenidos ante acusaciones de exaltación de racismo y violencia policial.

Por todo ello es necesario seguir las peticiones de Amnistía Internacional a la UE,  que implican ejercer presión para aplicar directivas de igualdad racial y empleo, mejorar la legislación de igualdad y protección y legislar contra el odio además de la libertad de expresión.

Un fragmento imprescindible…

¡AVISO DE SPOILER ANTE EL SIGUIENTE VÍDEO!

“Now, gentlemen, in this country our courts are the great levelers. In our courts, all men are created equal. I’m no idealist to believe firmly in the integrity of our courts and of our jury system. That’s no ideal to me. That is a living, working reality!” // “Ahora, caballeros, en este país nuestros tribunales son los grandes niveladores. En nuestros tribunales, todos los hombres son creados iguales. No soy idealista para creer firmemente en la integridad de nuestros tribunales y de nuestro sistema de jurado. Eso no es ideal para mí ¡Esa es una realidad viva y trabajadora! ”

‘Matar un ruiseñor’, 1962, EEUU, Robert Mulligan